EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


MUÑECAS DE CRISTAL - "Mis muñecas de cristal"


Verdadero leit-motiv de todo el espectáculo, los versos de este número forman parte de una vieja canción que compuse hace diez años. Comienza con una danza inspirada en los bailes japoneses, a la luz de un candil multicolor, para transportar al público al universo de las mujeres que forman parte de todo el repertorio del show:

Mis muñecas de cristal, aquéllas que al tenderos la mano, no dudáis de la intención de este poeta solitario, "Príncipe de los bohemios" me llaman, un vagabundo que sólo sabe hablaros de amor... El hilvanador de los versos incompletos que se aferra a la soledad de las estrellas... que se funde con vosotras en forma de poema...


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Querida mamá"


La desesperada carta que una hija le escribe a su madre para lograr un reencuentro, tras años de separación, es el argumento de este cuarto número de la segunda parte de "MUÑECAS DE CRISTAL", interpretado al son de la música que Hans Zimmer compuso para la película "Bailando con lobos".

Sé que partir de cero es una cuesta harto difícil, que nos habíamos acostumbrado a mirarnos para comprender el significado de la vida atroz que llevábamos. Quiero que sepas que no fue mi intención el hacerte daño, que te sigo queriendo... y que te echo mucho de menos...


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "¿Por qué me has arrebatado el sueño de quererte?"


Tercer número de la segunda parte del show, el de la mujer solitaria, carente de un amor, para los versos de "¿Por qué me has arrebatado el sueño de quererte?", una oda a la nostalgia y el deseo de amar y ser amado, al son del tema musical más romántico de cuantos se hayan compuesto nunca: el Gymnopédie nº 3 de Erik Satie.

Muerta,
porque sé que sin ti no quiero seguir, no quiero recordar, no quiero soñar.
Un único latido,
el que me impulsa en este sueño arrebatador donde me dejaste sin el "nosotros" para convertirte en una referencia ya pasada.
Ahogada,
porque el eco de tu voz al decirme que me dejabas, me transportó a un oleaje imposible de amarguras y tristezas.
Una lágrima,
la que vierto en un intento por convertirte de nuevo en una persona que me dé la vida al decirme que me ama.
Y ahora, después de haberte hablado de mí,
desde mi mundo hostil, dime
¿por qué me has arrebatado el sueño de quererte?
¿Por qué me has dejado aquí, tan sola?


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - Lady Banshee


Nuevo número de la segunda parte, esta vez es "Lady Banshee", denuncia de la xenofobia imperante en este país, que se ceba con la gente de fuera que viene a trabajar honradamente a España, y homenaje a mi amiga de origen rumano Ruxandra Matei. Uno de los textos más comprometidos de toda la noche.

Toque de spaguetti-western en un país ajeno, desconfianza por tu acento, por ese piercing con toque heavy en tu atuendo, y la palabra rumana en el curriculum vitae de tu lugar de nacimiento...


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Maruja superstar"


Arranca la segunda parte del show con un número cómico mano a mano con OKY, el de "Maruja superstar", la simpática y estrafalaria ama de casa que se marcha a hacer la compra al supermercado del barrio para hacer acopio de unas ofertas extraordinarias.

Oye, Pepi, que ya han venido las ofertas del súper. Las latas del bonito Requetemiau están a tres por dos; el cartón de vino La escurribanda Padre, a cuarenta céntimos; por una pastilla de jabón Olorosacueva, te regalan un mp3 donde te caben las tropecientas canciones de la Charito Yeýé-Oh-yeah; por un paquete de compresas Agarratelaúltimagotita "Encantada de la vida", te regalan una guía para saber reír de manera horizontal. Y así, hasta diez páginas de folleto...


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Tacones en la noche (travesti)"



Sexto y último fragmento de la primera parte del show "MUÑECAS DE CRISTAL", con el número más atrevido de todo el espectáculo: la historia de un hombre, encerrado en un cuerpo equivocado, que se convierte en mujer a pesar del rechazo de su pareja y de ciertos sectores de la sociedad. Tras el texto, el propio OKY aparece escenificando el tema musical "TRAVESTI".

El sonido de sus tacones anunciaba su llegada, ya fuera con plataformas, zapatos de diseño o comprados por cinco euros para asistir a una fiesta petarda. Su vestido, hecho para la ocasión; su maquillaje, para disimular su identidad; su perfil, desvirtuado por una peluca. "Soy una mujer" se decía constantemente ante el espejo cada amanecer. "Soy una de ellas, pertenezco a su mundo pese a las mentiras que me contaron desde este otro mundo en el que habito y me siento prisionero".

PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "La Sirena de la calle Cubo"


Quinto número del show, el momento más dramático de todo el espectáculo, "La Sirena de la calle Cubo", la triste historia de una vagabunda que fuera en su juventud la musa de un poeta y el mito de muchos admiradores, que pasa sus últimos días como una mendiga, paseando su mundo y sus pertenencias en bolsas de plástico por toda la ciudad, hasta que es rescatada y reconfortada por un nuevo poeta.

Fue ignorada por todos, menos por un joven poeta, que llorando un amor perdido por esos jardines, reconoció en aquella mirada silenciosa a la musa por excelencia de sus poemas favoritos. "Tú eres la Sirena de la calle Cubo", le dijo. "¿Y tú?, otra alma errante que camina sobre lágrimas sin sostenerse apenas", le contestó ella.


PINCHA en el menú desplegable del show, en el margen derecho del blog, para poder ver este vídeo

MUÑECAS DE CRISTAL - "Señorita metro y medio"


Cuarto número del show "MUÑECAS DE CRISTAL", con la historia de "La señorita metro y medio", que cuenta el amor entre un escultor un tanto peculiar y la modelo que sirvió de inspiración para su última obra artística, acentuado por el Vals de la película "Amelie" y la Sonata Claro de luna, de Beethoven.

Y el día del estreno, entre el resto de la gente, asentiste de manera triste al haberte despojado de tu persona física para convertirte en la aurora de los poetas y los bohemios callejeros, que se adentran todos ellos en el boulevard donde te colocaron como estatua, para llorar sus amores rotos en forma de versos o escritos malditos, naufragando en este callejón de besos perdidos.


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "A flor de piel"


Tercer fragmento del show "MUÑECAS DE CRISTAL", con el texto de "A flor de piel", la historia de amor entre dos mujeres, condenadas al silencio por su condición de homosexuales. Una realidad aún latente en muchas chicas, por mucho que esta sociedad vaya de moderna y tolerante.

Dos mujeres que se aman en cada uno de los latidos de su corazón, de unos corazones que palpitan al estar cerca la una de la otra, y que mueren en cada distancia que constante su lejanía...


PINCHA en el menú desplegable del show, en el margen derecho del blog, para ver este vídeo

MUÑECAS DE CRISTAL - "Arrabal"


Segundo número de la noche, "Arrabal", el monólogo sobre un hombre rudo que acaba de pasar la noche con una prostituta arrabalera, al ritmo de "Noria", de Mu-online.

Ahora, mientras la luz del amanecer se filtra a través de la persiana de nuestra habitación, y tras haberte vestido, respiras el aroma de las caricias y los besos que te di horas antes. Y asientes tristemente con la mirada. Todos olemos igual, piensas. Todos llevamos el mismo aroma de fracaso impregnado en nuestra piel.


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver el vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Por una mirada tuya"



Inicio del show "Muñecas de cristal": tras el Vals del amor de la película "Titanic", la aparición del Maestro de Ceremonias, de negro, invitando a todo el público a adentrarse en este mundo de mujeres con los versos de "Por una mirada tuya" y al ritmo del "Can´t get you out of my head" de Kylie Minogue.

¿Cuánto eres capaz de ofrecerme por una sonrisa?
¿Qué no daría yo por una de tus palabras?


PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para ver este vídeo

el show MUÑECAS DE CRISTAL





Os presento un pequeño adelanto de lo que ocurrió el pasado martes, 12 de mayo, en el escenario del Colilla Queens. Cuatro momentos, cuatro instantes plenos de magia y evocación. Os lo muestro antes de comenzar con el bombardeo de vídeos con los trece números del espectáculo de casi dos horas de duración que fue, sin lugar a dudas, el momento más brillante de toda mi carrera. Y no lo digo yo, sino que fue pregonado a los cuatro vientos por la multitud asistente al show, que sirvió también como lanzamiento oficial de mi libro "El cabaret de los sueños nocturnos", ya disponible a la venta en el mismo pub Colilla Queens, en la floristería Mil Rosas, en el Café La Tertulia y en la librería alternativa La Libre.
Sólo puedo dar las gracias a todo mi equipo técnico (Nené en el maquillaje, Nel, Raúl e Ignacio Pombo con las fotografías, Rux en la grabación en vídeo, "Manu" con todo el juego de luces y sonido...).
Pronto, muy pronto, sabréis qué ocurrió realmente a las 22:45 horas del 12 de mayo de 2009, cuando dos personajes se adentraron en un escenario para recrear historias de mujeres...
Historias escritas con el corazón.

LA SIRENA DE LA CALLE CUBO


Se la podía ver todas las mañanas en los aledaños de la calle Cubo, rodeada de bolsas de plástico donde llevaba todas sus pertenencias, con la mirada perdida en el recuerdo y el pasado, y un sempiterno cigarrillo en la comisura de los labios. Y silencio. Siempre rodeada de silencio.
Dicen quienes llegaron a conocerla en sus buenos tiempos, que había sido la musa de un poeta torturado y decadente, maldito en sus escritos y reflejo de la tristeza de muchos... Un pigmalión oscuro, cuyo único éxito había sido el haber creado al personaje por el que aquella vagabunda sería siempre recordada. "La sirena de la calle Cubo" fue el personaje que superó a la persona, devoró a su creador, y se instaló en la memoria de los lectores taciturnos de los cafés de luces oscuros y pianola como música de fondo.
Los cinéfilos la comparaban con la gitana de "Sed de mal"; los más intelectuales, con la musa de Dante o del propio Leonardo; los compositores realizaban sus nocturnos a través de los versos que ella había inspirado; los transformistas la imitaban sobre los escenarios, ante miradas atónitas que naufragaban entre copas y alientos jadeantes.
Pero el recuerdo se hizo silencio con los años... anclado en la memoria de la muerte de su poeta, quien la había abandonado tras haberle prometido un amor eterno envuelto en mil caricias certeras. Un Poeta Yacente sobre la superficie de la bahía, cuyo cuerpo flotaba junto a sus últimos versos incompletos: "el mundo no me ha dejado que te demuestre lo mucho que fuiste para mí, mi aurora boreal, mi todo y mi sueño de amor, mi inspiración eterna, mi mejor poema...".
El agua que acabó con su mentor, se hizo lágrimas en lo profundo de su corazón, empapando su mirada y su voz hasta la afonía y la melancolía.
Tuvo un perrillo al que paseaba de noche por los jardines Pereda; una mirada de reojo que se escapaba hacia el paseo marítimo, y muchos gatos en su última habitación alquilada. Fue desahuciada por caseros y médicos, por amigos y admiradores que se alejaban de esa persona estrafalaria que paseaba su mundo y su escasa ropa en bolsas de plástico por toda la ciudad... Por todos menos por un nuevo poeta, que llorando un amor perdido por esos mismos jardines, reconoció en aquella mirada silenciosa a la musa por excelencia de sus versos favoritos. "Tú eres la Sirena de la calle Cubo", le dijo. "Y tú otra alma errante que camina sobre lágrimas sin sostenerse apenas", contestó ella.
Y ante dos cafés en un local de madrugada, se contaron sus vidas y sus desamores, sus escasos aciertos y sus constantes fracasos; el tiempo que hacía que un espejo no les devolvía una sonrisa o cómo el cero a la izquierda llevaba sus nombres y apellidos.
"La Sirena de la calle Cubo" murió esa misma noche, en la cama del poeta, en el lado que él reservaba siempre a su recuerdo y a aquella historia de amor que había desaparecido recientemente de su vida. Y mientras miraba aquel rostro inerte, con los ojos abiertos aún posándose en su recuerdo y su silencio, el joven musitó unas breves palabras antes de besarla en los labios:
"Después de todo, el Cielo me está dando la razón mientras mi cuerpo se hunde en el mar de la bahía... Su luz, entre las nubes, me dice que ha entendido el inmenso amor que sentí por ti...".

el texto más largo de cuantos componen MUÑECAS DE CRISTAL, mi último espectáculo de poesía, teatro, música y luces, interpretado completamente de negro, con cinco focos azules sobre mi silueta,
y con la música de Mike Rowland como banda sonora ideal.
Un texto dedicado a las musas de todos los artistas.

(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2008

LA PLAZA DE MI ABUELA


Sentado bajo el sol de primavera,
firmando ejemplares de mi cabaret
del verso y la imagen, en aquella plaza
que fuera antaño el lugar de encuentro
de mis correrías de niño, frente a la ventana
de la vieja casa donde vivía mi abuela.

Flash-back al pasado: los viernes mi madre
compraba en esa plaza la carne mientras
con mis hermanos íbamos al colmado de
Esteban a comprar un duro de sugus;
los columpios, el tobogán,
la pista de fútbol y el viejo Seat 600 de mi padre,
aparcado junto al portal, las verbenas por el
dos de mayo, las batallas con espadas de plástico,
los polos de leche merengada y los refrescos
con gas que mi tío apilaba en cajas bajo
la mesa de la cocina.

Hoy hace una mañana muy bonita,
con un color agradable a la vista, con
esa tonalidad que proporciona el bienestar
de los recuerdos, y el silencio en la vieja plaza,
donde ancianos se cuentan sus historias cotidianas,
donde los niños juguetean entre los setos y los
viejos bancos de madera.

La vieja casa de mi abuela tiene ahora ventanas nuevas,
su fachada luce un color distinto, pero el olor de aquellas
tardes de juegos y sonrisas permanece perenne, y
la mirada se dirige hacia donde ella tenía el dormitorio,
y hacia la ventana del salón, donde mi padre sintonizaba
la tele para que mi abuela viera el "Un, dos, tres...".

No sé por qué he elegido esta plaza para firmar uno
de mis primeros libros publicados... quizá porque al
estar dedicado "a mis estrellas del cielo", siento que,
de repente, una de las ventanas se va a abrir de golpe,
y que la voz de mi abuela, pronunciando mi nombre,
me avisará de que pronto llegará la hora de la merienda.

Y corriendo, aporreo el timbre de la puerta mientras
ella, con una gran sonrisa, me alcanza un trozo de pan
con dos onzas de chocolate. Y viniendo de ella...
no existe mejor recompensa para mis versos.

(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009