EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


MAR DE SILENCIOS



"Mar de silencios" es el nuevo montaje fotográfico-musical, realizado a partir de mi poema "Mi reflejo en la luna", extraído de "El cabaret de los sueños nocturnos". En el vídeo, un poeta llora el abandono de su pareja, naufragando en un mundo de sueños y anhelos, donde desea ardientemente regresar a su lado, y acentuado con el tema musical "Crying (llorando)", escrito por Roy Orbison, interpretado por Rebekah del Río, y que David Lynch utilizó para su película "Mulholland Drive". Al principio del montaje, mientras vemos fotografías del mar, se puede escuchar el Coro Sacro que el malogrado Michael Jackson utilizó para una de sus composiciones, mi favorita, "Little Susie".

MI REFLEJO EN LA LUNA
Siento la brisa en un mar de silencios

y oigo el susurro del aliento sincero

de un amante lejano que nombra

mi esencia calladamente.


Oigo el murmullo de mil voces

que en una sola aciertan

y comprenden lo que de

este amor y su anhelo se desprenden.


Me aferro al recuerdo honesto

de un pasado apasionado

donde nuestro amor por el otro

era el único significado.


Me reflejo en la luna tras tu recuerdo,

y lloro tu ausencia, y añoro

tu presencia en un momento

en que la oscuridad ya es un todo.


Y hoy tiendo mi mano al sentimiento

queriendo morir en el sueño de tus besos,

haciéndome sentir que el pasado

es presente, y que el presente


lleva tu mirada evocadora, perenne,

tu aroma, tus gestos, tus manías,

tu deseo, tu amor... todo tu nombre.


(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2007


PINCHA en el menú desplegable de los cortometrajes fotográficos de EL CABARET DE LOS SUEÑOS, en el margen derecho del blog, para ver este nuevo trabajo.

CABARETtour, el vídeo

Montaje fotográfico que incluye las mejores instantáneas recogidas a lo largo de toda la promoción de mi libro "El cabaret de los sueños nocturnos", representado en la floristería Mil Rosas, en la librería La libre y en el Centro Cultural Dr. Madrazo de Santander.
El vídeo viene acentuado por cuatro de los diversos temas instrumentales que sirvieron de banda sonora a los distintos shows: "Charleston" y "Terry", compuestos por Charles Chaplin para sus películas "Monsieur Verdoux" y "Candilejas"; "Silence", de Hans Zimmer para la película "La delgada línea roja"; y "Suite", compuesta por Guy Farley para "Modigliani".
Un bonito recuerdo para lo que ha sido, sin lugar a dudas, uno de mis mayores éxitos, compartido con todo mi equipo técnico, sin los cuales no hubiera sido posible el realizarlo.
Y otra vez, desde las líneas de mi Cabaret, les reitero mis mil gracias... y mis mil besos.

video

el CABARET TOUR


Con una puntualidad británica, el teatro del Centro Cultural Dr. Madrazo de Santander levantó el telón a las ocho de la tarde. Sobre el escenario, un gran piano, con una lámina de ángeles como partitura, y ornamentado con mi chistera plateada, un ejemplar de mi "Cabaret de los sueños nocturnos", el candil multicolor de este "trovador de madrugada", y dos candelabros de cristal. En el extemo izquierdo, una gran peana para ensalzar, sentada sobre una silla de madera, a la muñeca que utilizo en todos mis espectáculos; en el derecho, mi atril, decorado con una máscara y dos telares a modo de mariposa (estética ya utilizada en los primeros recitales de mi gira de promoción)...
Dos enormes focos iluminaron el escenario, junto a cuatro lámparas de velas. Quince poemas al son de diversas músicas y coreografías: "Moonriver" de Mancini, "Watermark" de Enya, "Braveheart" de James Horner, "La batalla de los héroes" de John Williams, "Candilejas" de Chaplin y "Modigliani" de Guy Farley entre otras...

Un atuendo completamente de negro, menos los zapatos y la hebilla del cinturón, que jugaban con el blanco y negro... y mucha emoción entre el público asistente. Un enorme éxito, tanto personal como artístico.

Y desde estas líneas, mi enorme gratitud a la organización del acto, a Regino Mateo, director del Centro Cultural, a Merche Lanza por su presentación, a la emisora de radio OID CANTABRIA y la cadena de televisión AQUI TV por la promoción y la grabación de diversas imágenes, al periódico EL DIARIO MONTAÑES por publicitarlo, y, cómo no, a todo mi equipo técnico, sin el cual me sería imposible realizar nada: Rous con la música, Nel con la fotografía, Jorge Rodríguez con la iluminación, Ignacio Albarrán con la grabación en vídeo... y la voz maravillosa de Soledad Bezanilla, que recitó su poema "Luz" en el momento cumbre del espectáculo.

Desde estas líneas... mil gracias a todos.

Y mil besos.


La gran dama de la poesía en Santander, Merche Lanza, presentó el espectáculo. Toda generosidad; toda amabilidad; toda entrega; pura emoción al finalizar el show... Siempre, Merche. Siempre en mi corazón.
fotografía: NEL

Tras una introducción instrumental al ritmo del poema "Lágrimas negras", los versos de "Disoluta Colombina" abrieron el último recital de mi CABARET TOUR.
"Hemos encendido las luces del escenario. Una tarde más, no sé muy bien qué dirección tomará. Cosas caprichosas del artista innombrable con el peso de los mil folios de la
sensiblería romántica".
fotografía: NEL

"He vuelto a escribirte un poema tras sentir tu presencia en mi silencio, tras releer el epílogo que me dedicaste, tras morir en ese beso que nunca me diste".
Los poemas que hablan de los amantes perdidos en busca de una nueva oportunidad, formaron el repertorio de la primera parte del espectáculo, a la luz de lámparas de velas y un foco blanco sobre mi atuendo negro.

fotografía: NEL

"...Ojalá te detuvieras un instante a escuchar el lamento amordazado de esas sonrisas, mudas de sentimiento, que están ahogadas en mil lágrimas de sufrimiento".
Mi particular homenaje a todos los que son rechazados en el mundo, las mujeres lapidadas, los niños que mueren en las guerras... y al final, el entierro de una muñeca al son del tema instrumental de la película "Candilejas", con la voz en off de mi amiga, la gran poetisa Soledad Bezanilla, que recitó su poema "Luz" mientras en el escenario, me marcaba una coreografía con una gran tela negra.

fotografía: NEL

"Si pudiera tenerte esta noche entre mis brazos, abrazarte a la luz de las estrellas... ahogarnos, en un beso profundo dedicado al crepúsculo".
A la luz de un candil multicolor, metáfora de la luz al final del tunel de la amargura y la soledad, el Centro Cultural despidió mi espectáculo.

fotografía: NEL

Final del espectáculo: firma de libros para el numeroso público que disfrutó y se emocionó con los versos de mi CABARET TOUR.
fotografía: NEL

ABSENTA POETAS... SORBO A SORBO



Tras haber descorchado la botella con el recital "El amor... ese romántico maldito", el pasado 6 de junio arrancó el nuevo ciclo de Primavera de poesía organizado por Absenta Poetas, con la colaboración de la Concejalía de Cultura, en el Centro Nacional de Fotografía de Torrelavega. "Sorbo a sorbo", y a lo largo de una hora de duración, Javier Perales, Mikel Lado Peña, Alen Kerish, Marianella Ferrero e Isidro R. Ayestarán fueron desgranando su repertorio poético, junto a los versos de unos invitados muy especiales: Gerardo Diego, José Luis Hidalgo, José Hierro, Idea Vilariño, Eduardo Galeano, Gioconda Belli, Roque Dalton, Juanjo Galíndez, Heddy Navarro Díaz, El Conde de Lautreamont, Ramón del Valle Inclán, Liber Falco y Katho Gómez. Tras el montaje fotográfico de Fernando Domínguez, las poderosas guitarras de Sergio "Sesi" Mier y Gerardo Ramos introdujeron al público allí congregado en un mundo de versos románticos sobre los amores pasajeros y los anhelos del alma.
Pero eso no fue todo, ya que el pasado sábado 13, los poemas nos hablaron de este mundo que nos rodea, con sus miserias, sus acentos y sus quimeras. "El mundo está loco (y nosotros también)", dio paso a los trabajos más densos y comprometidos de estos poetas cántabros que no cesan en su empeño de transmitir al resto del mundo que la poesía sigue viva, y que nunca desfallecerá. Y todavía quedan dos pases más: "Requiem al misterio" (sábado 20) y "Con Eros, cuerpo a cuerpo" (sábado 27), junto a más poetas de la Asociación, como Laura Sañudo, Gimena Angeriz, Raquel García y Eva Bolado.
En los sábados de junio, Torrelavega y Cantabria se visten de poesía y sentimiento. Y los Absenta Poetas, firmes hasta la ronquera, son los encargados de hacer el traje a medida.
Y es que ya lo dijo el trovador Mario Benedetti:
Cuando la poesía asume la esperanza
puede salvarnos de la hartura fósil
y tal y como es / jardin sin cielo
puede inventarnos otro porvenir.
¿Te lo vas a perder?

fotografías: NEL

UN GARBEO MATUTINO POR UNA INSTALACION GUBERNAMENTAL


Conocedor mi hermano de mi gusto
por los locales sórdidos y decadentes,
me pidió que le acompañara al Palacio de Justicia,
lugar de encuentro habitual de yonquis, putas
y demás inmundicia sin necesidad de ocupar cargo público
alguno, para que firmara como testigo a la hora de formalizar
su expediente de matrimonio civil,
una cosa rápida, cosa de minutos…”.
¡Ay! mi hermano siempre fue un poco ingenuo.

Total, que para allá que fuimos, y nada más llegar,
un scanner con pitidos nos dio los buenos días de una
forma singular, dormiría mal la pasada noche, por lo
que un armario empotrado de tres por tres me hizo
quitarme los anillos, las cadenas, el móvil y hasta el cinturón
especial “de los domingos” que me había puesto aquella
mañana para ir un tanto mono y conjuntado.
Y venga a quitarme cosas, que ya parecía el anuncio
del Enrique Iglesias ese.
Luego, un largo pasillo decorado con láminas manchadas
de humedad, moho y demás lindezas propias del abandono,
todas ellas pegadas a la pared con celo sucio y endeble,
que no está la economía patria como para despilfarrar
en marcos de madera, aunque sean de Cadena Cien.
Pero una cosa es el ahorro…
En fin, que un gran póster de colores estridentes anunciaba,
como si de una Agencia de viajes se tratara, que
El Ministerio de Justicia, cada día está más cerca de ti”.
Qué rabia me dio, pensé para mí, ya que si tan pendiente
está la señora Justicia de sus retoños, por qué nos acoge en su
santa casa el día en que libra el servicio.
Papeles tirados por el suelo, funcionarios con cara de funeral
perpetuo y continuado, como una boda árabe (lo digo
por la duración de los semblantes taciturnos), instalaciones
para echar a correr, pero no a sus brazos, sino en la dirección
contraria, como en los bailes de fin de curso, cuando la
más fea se pone remolona y le apetece monear con uno.

Total, que tras otro pasillo interminable, dimos con un gran
patio que, por su forma, se asemejaba al de un claustro de una
catedral. “Es que de antes, esto era un monasterio de monjas
de clausura
”, me comunicó una señora de fuera toda pancha
sobre un banco de madera a falta de tres barnices. El banco.
Acabáramos” – pensé – “de casa de Dios a casa de funcionarios del Estado”.
Pues sí que el país está en crisis. Y de las gordas.
Atravesamos también una gran cola de inmigrantes, que hacían
la mañana ante una gran puerta para resolver sus “papeles”, y me
llamó la atención un crío muy mono de unos cinco años,
vestido con chorreras, chupete y un pendiente en la oreja izquierda.
Una monada, vamos. Qué gente…
Pasamos ante un mostrador donde se expedían “fés de vida, sólo
con el carné de identidad en vigor
”, así de literal rezaba el cartel,
pero mi hermano y servidor nos fuimos derechitos hacia otro
que ponía “expedientes de matrimonio, sólo para casarse”.
–(hay días en que los poemas me salen solos) –.

Nos atendió una funcionara entrada en años, en carnes, en horas
de peluquería y en camiseta de lycra – las hay con valor – de color
negro donde se resaltaban – y de qué forma – unas letras doradas
donde se podía leer “S M I L E” (sonríe). Lo que pasa, es que como ella lo
leería al revés, pues como que no se daba por enterada, ya que con
acento huraño y voz de urraca constipada por quitarse el sayo antes
del cuarenta de mayo, nos dijo que faltaba una fotocopia por entregar,
unas partidas de no sé muy bien qué, y el sello de no sé qué oficina,
por lo que “el vuelva otro día con todo formalizado, que aquí no nos
gusta perder el tiempo
”, se hizo patente una vez más.
Y sin más preámbulos, continuó con su ajetreada vida laboral:
se sacó una lima, se miró las uñas, le dio tres pasadas, miró su reloj
de pulsera, y decidida, cogió una chaqueta, colgó el letrero de
volvemos enseguida”, y se marchó a hacer la compra, que aquella
mañana el súper había puesto las lechugas de oferta del día.

Mi hermano me miró descompuesto. Yo le esbocé una sonrisa.
Él se acordó de su familia y de algún muerto fresco. Yo continué
riendo, que para eso uno puede resarcirse ante una página en blanco
o la pantalla de un ordenador. Que si quiero, porque es mi casa,
pongo los letreros que me da la gana y vuelvo cuando me apetezca
de veras. Pero que en casa de todos se produzcan estos desmanes…

Sí, mi hermano fue listo al avisarme el día anterior.
Sabía a todas luces que el día sería, por lo menos, inspirador de versos
escritos con la certeza de un francotirador a sueldo.

Ellos se lo buscaron, forastero.
El sol ha salido. Ha amanecido.
Diez pasos, giramos… y ¡¡fuego!!

Sí, querido lector, amiga lectora…
Aquella mañana di un bonito paseo.

fotografía original de Jean Jacques André

(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009

MARIPOSA NEGRA



Eras la persona más frágil que había visto en mi vida, agazapado bajo las escaleras, con tus ojos resaltados en negro, con tu cuerpo resquebrajado como un cristal hecho añicos, apenas vestido y con aquellas alas oscuras que llevabas a la espalda, como si vinieras de una representación teatral de la que te hubieran echado a patadas sin tiempo para poder cambiarte. O quizá eras una aparición en uno de mis constantes sueños en los que me recreo cuando estoy despierta. No sé. Te vi, me miraste, y no dijimos nada.
Te perdiste entre la gente en algún momento de la noche, en el preciso instante en que volví a pensar en ti, miré bajo las escaleras, y ya no estabas. Y por alguna poderosa razón, me sentí como aquellas mujeres de la noche que pueblan las estaciones solitarias de tren sabiendo que han dejado escapar el último momento de su vida para llegar a ser felices.
Me desembaracé de mi grupo y te busqué por cada uno de los rincones, como queriendo asegurarme de que no habías sido fruto de mi imaginación o, como deseando con todas mis fuerzas que fuera cierto, un impulso certero de uno de los latidos que pueblan y dan vida a mi corazón.
Y corrí, corrí rauda por toda la sala, por cada uno de sus recovecos, sus salas vip, sus rincones oscuros, sus sofás de cuero donde se desmayaban los cuerpos decadentes, exhaustos y plenos de alcohol y efusión artificial; pregunté por ti a quien pudiera responderme, a quien pudiera encauzarme en aquella búsqueda que mezclaba la desesperación por no hallarte de nuevo con el miedo o la inseguridad a adentrarme en un terreno inhóspito y extraño.
Pero no te encontré. Y todos me miraron como a una loca, riendo divertidos sobre el escenario de ese peculiar mundo de fantasía que me había inventado para sentirme viva de nuevo.
Ya en el cuarto de baño, ante el espejo que me devolvía una imagen de angustia y terror, lloré y confundí mis lágrimas sinceras con el sonido del agua que desaparecía por el desagüe.
Y fue entonces cuando te vi de nuevo, cuando supe que eras tú por ese brillo apagado, como de tarde de otoño, que delató tu identidad de solitario nocturno. Te habías quitado el maquillaje de los ojos, te habías puesto una camiseta blanca y estabas guardando las alas negras en una mochila casi deshilachada.
Nos sonreímos, nos devolvimos la mirada, y lentamente te acercaste hacia mí. No dijiste nada, me tendiste la mano, y al tiempo que recogías todo tu mundo, reducido a aquella ruinosa maleta de tela, me sacaste de aquel lugar con la cadencia de un adagio, como aquellos bailes lentos que se deseaban en las discotecas de mi juventud tras la música atronadora. Y así, como una pareja de baile perfectamente sincronizada, en la calle volviste a sonreírme antes de comenzar a recorrer un sendero de silencios y miradas a través del boulevard que nos llevaría a la playa.

Eras la persona más triste que había visto en mi vida. Allí, encogido de manera casi fetal, con tu maquillaje negro cubriéndote por completo los ojos, y con un surco reciente de lágrimas en tu mirada dormida. Pero no quise despertarla, porque rompería el idilio de aquel mágico instante de la primera vez. Pero para entonces, y tras escuchar en silencio cada uno de los latidos de mi corazón, ya sabía que tenía que estar a tu lado el resto de mi vida.

Mientras escuchábamos el sonido del oleaje, en aquella playa nocturna con atmósfera de invierno, me confesaste que estabas solo en el mundo, incapaz de entender la lengua extraña de los que no creen en el amor; que tu caminar errante por el mundo como mimo, sólo te había servido para incomunicarte aún más con la gente, a la que mirabas a los ojos en el momento en que depositaban una moneda en el interior de tu desmadejada mochila, y que las veces que habías fundido tu cuerpo con el de alguna amante furtiva, ésta se había resquebrajado entre tus manos como una muñequita de porcelana.
Y me hablaste también de la luz de las estrellas, que iluminaban tu mirada de una manera especial aquella noche, y de lo que sentías al notar la brisa del mar en tu rostro, de lo que percibías en los semblantes de las gentes que habitaban las ciudades que visitabas mientras paseabas por sus grandes avenidas, lo que observabas cuando te sentabas solo en alguna mesa de algún local de copas… Y de cómo, a medida que callabas tus palabras, tus ojos se pintaban de un negro más oscuro cada vez.

Eras la persona más cautivadora de cuantos había conocido en mi vida. Y allí estabas, con tu atuendo de Mariposa Negra, con tus alas desplegadas al son de la brisa marina, como una estatua nocturna alumbrada por la luz de la luna, representando a tu personaje en exclusiva para mí, con tu frágil cuerpo semidesnudo en paralelo a tus alas, que por un momento parecía que iban a coger el vuelo y alzarte hacia algún rincón lejano entre tus adoradas estrellas.
Con una sonrisa, me acerqué lentamente, a semejanza de todos aquellos que lo hicieron antes que yo, pero sin la firmeza y la convicción de unos sentimientos que ya albergaban de manera sincera en mi interior. Y decidida, en vez de arrojar una moneda a tu mochila, lo que hice fue darte un beso sincero en los labios. Sólo uno, labio con labio, tus ojos negros y los míos cerrados, y dos corazones que latían al mismo ritmo en aquel preciso instante en que ya nada nos separaría jamás.
– ¿Quieres ser mi novia para toda la vida? – me preguntaste.

Es curioso el lenguaje de las miradas apagadas a lo largo de una autopista de asfalto, sin ningún objetivo claro ni meta alguna en el caminar diario y rutinario de unos cuerpos abandonados al desolador horizonte de una vida gris. Ahora lo sé. Ahora lo entiendo. Entre todos ellos, yo parezco la extraña, la mariposa perdida que vuela solitaria sobre un bosque de encinas y robles de cemento. Pero tú te encuentras al final de mi camino, irradiando una mágica luz en el centro de la plaza donde te has situado para encarnar a tu personaje silencioso. Y me desprendo de la aspereza del mutismo de estos habitantes raros para acercarme a ti, esperar unos minutos a tu lado, que bajes del pedestal en el que te has subido en esta mañana de domingo, cogernos de la mano, y perdernos hasta llegar a otro rincón donde dar vida a tu Mariposa Negra. Pero juntos. Perdernos juntos…

Eras la persona que estaba predestinada a ser quien diera luz y vida a mi mundo.
Lo supe aquella noche en que huías del desaliento bajo las escaleras de aquel lugar decadente donde nos conocimos, con aquellas alas oscuras aún en tu espalda, con tus ojos pintados de negro y el surco de una lágrima recorriendo tu rostro.
Y lo sé también ahora, cuando te despierto del sueño con un beso en los labios mientras esperamos en una estación de tren, ahora repleta de gente, para irnos y seguir aferrados el uno con el otro en cualquier parte del mundo donde no nos importe más que el estar juntos, sin más luz ni más color que el de nuestra mirada.

Y mirándote a los ojos, te dedico una sonrisa, como hice aquella noche en la playa, cuando tú me hiciste una pregunta que no necesitaba respuesta.
(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009
fotografía original de Olga Yugov

REHENES





Dos hombres frente a frente, prisioneros en una historia de pasión y fuego, que se aferran en un mismo cuerpo para no soltarse jamás; porque saben, que de hacerlo, morirán de amor y soledad.


"Si pudiera aferrarme al sueño de estar contigo... y poder gritarle a todo el mundo que te quiero".


(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009


PINCHA en el menú desplegable de los vídeos de EL CABARET DE LOS SUEÑOS, en el margen derecho del blog, para poder ver este nuevo trabajo, co-protagonizado por mi último descubrimiento: Mr. X.

ATRILES EN FORMA DE MARIPOSA



Siempre he sostenido la teoría de que los versos de los poetas son como mariposas que levantan el vuelo... De ahí que para los mini-espectáculos de poesía y teatro que sirvieron de presentación de mi libro "El cabaret de los sueños nocturnos" en la floristería Mil Rosas y en la librería La Libre, hubiera un atrezzo un tanto especial: mi atril, con mi máscara cubierta de telas a modo de alas de mariposa, y que hacían juego con mi atuendo oscuro y los zapatos especiales en blanco y negro que la musa Luzmela me regaló para escenificar mis versos.
Fueron dos recitales distintos, pero la mezcla del romanticismo y el compromiso social casaron acertadamente una vez más.
Mil gracias a mi equipo técnico de costumbre (ellos ya saben quienes son). Me llevo a lo más profundo de mi corazón su tremendo calor humano, así como las miradas atónitas de quienes presenciaron por vez primera uno de mis espectáculos. Han prometido repetir.
Para ellos, darles la bienvenida a mi mundo de sueños...
Los sueños de este su poeta.


fotografías: NEL

"El cabaret de los sueños nocturnos está dedicado a mis estrellas del cielo".
El amante solitario de "Otoño" y "Caminando con mi soledad", con la mirada siempre puesta hacia el paraíso de las estrellas. Luego vendría la parte cabaretera del show, con "La alcoba desnuda", "Adicto al espidifén" y un vals un tanto peculiar para los versos de "Buscarte". Una vez más, el aroma de las rosas de Charo hacían juego con la música de mis palabras.


fotografía: NEL

"Me gustaría aferrarme a tus brazos mientras le dicto a las estrellas las heridas sin cicatrizar de mi alma".
Tras "Las sonrisas mudas" y "El sordo siempre cree que el que baila está loco", los versos de "El poeta azul de las letras locas" cierra el show en la floristería Mil Rosas.


fotografía: NEL

"Cae la noche sobre la autopista alumbrada por las estrellas".
La voz ronca y ajada del Clint Eastwood de "Gran Torino", sirve para introducir el show poético musical en la librería alternativa La Libre.
Los versos de "Bues del asfalto" y "... Porque tú no estás", levantan los corazones de todos los asistentes.

fotografía: NEL

"La mano que se tiende sin pedir nada a cambio".
Para los perdedores en el mundo del amor y los sentimientos: la prostituta decadente de "Arrabal", el corazón desgarrado de "El amante", la soledad del poeta para "Estatuas silentes nocturnas".


fotografía: NEL

"La bandera bien doblada y planchada".
La parte más dura del recital en La Libre: el homenaje a todos los perdedores de la vida, torturados y asesinados por su forma de ser. Todo un alegato contra la pena de muerte para "El ballet de los soldados rasos", "El ángel de la princesa lapidada" y "El lugar donde ya no se pone el sol".
Para los que aman. Para los que sufren. Para los que sueñan un mundo mejor.

fotografía: NEL

PRIVATE ROUS


A doscientas millas de tu corazón,
un vagabundo literario recorre la senda
marcada por el verso atravesado en
un gemido incierto que se confunde
en un sueño a la luz de las estrellas.

Los ojos cerrados, bajo siete llaves,
para no errar en el tiro certero de ese paseo
entre nubes de algodón que acolchonan
la relación de dos "gusiluz" durmientes,
bellos en sus gestos, sin querer despertar.

Dos cuerpos atravesados, enrevesados,
envueltos en la magia del cariño y las miradas
que hablan con los ojos del alma, con el
cimiento seguro de las cosas dichas antes
de estropearlo todo para siempre...

Existen las caricias, my private Rous,
y alguien dio vida a esas pequeñas cosas que
se hacen grandes al sentirlas cercas del motor
que sostiene, sin duda alguna, el calor de
la llama viva, ardiente... amiga.

Ésta es la canción prometida, los versos
del "dormiamigo" que te alumbra en la noche,
que te quiere de veras sin más pretensión que
ésa que va dictada por el sentimiento honesto
al susurrarte, entre sueños, que no hay temores

al estar juntos, ahuyentando la pesadilla de
esta vida insolidaria que parece querer romper
el silencio, la conversación de madrugada al
musitarnos nuestros anhelos cotidianos,
los arrumacos desnudos y sinceros.

My private Rous,
mi pequeño aroma con nombre de flor,
mi canción íntima,
mi gesto nocturno amigo...
privado... entre tú y yo.

(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009

LA SEMANA DEL CABARET Y LA POESIA





Semana plena en cuanto a poesía.
La floristería Mil Rosas y la librería alternativa La Libre, acogen la presentación de mi "Cabaret de los sueños nocturnos" en sendos espectáculos de poesía, teatro y música, donde desgranaré a lo largo de dos estilos diferentes (uno para cada día) diversos fragmentos de mi libro. Desde el satírico "Adicto al espidifén" o el vals burlesco para "Buscarte", pasando por la soledad en los versos de "Otoño", "Caminando con mi soledad" y "El amante", el erotismo en "Arrancarte de mí" y, como colofón, el compromiso social con el ser humano, denunciando todo aquello que lo denigra: las muertes de los niños durante los conflictos bélicos para "Las sonrisas mudas", la lapidación de mujeres acusadas de adulterio para "El ángel de la princesa lapidada", la repulsa a cualquier guerra para "El ballet de los soldados rasos" o el ajusticiamiento de homosexuales en Irán a la hora de aplicar su Ley Sharia para "El lugar donde ya no se pone el sol".
La selección de las músicas ya está hecha, las coreografías están ensayadas, mi estética a punto de salir a escena. Las citas, el jueves 4 y el viernes 5 de junio, a la hora en que finaliza la tarde.
Y por si fuera poco, el sábado 6 de junio arranca el nuevo ciclo Primavera de Poesía, organizado por la Asociación Cultural Absenta Poetas, que bajo el título "Sorbo a sorbo", y a lo largo de cuatro sábados consecutivos, iremos analizando el mundo desde diversas perspectivas: la romántica, la alocada, la misteriosa y la erótica. Mis hermanos poetas Javier Perales, Mikel L.P., Alen Kerish y Marianella, junto a las guitarras poderosas y talentosas de Sesi y Gerardo, las fotografías de Fer y los versos de este vuestro servidor, daremos lo mejor de nosotros mismos en el Centro Nacional de Fotografía de Torrelavega a las siete de la tarde.

Si andas cerca de Santander y Torrelavega, ni que decir tiene que estás invitado.
Os espero.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Belleza robada"


Telón para "MUÑECAS DE CRISTAL": el título más difícil de cuantos he escrito, "Belleza robada". Un homenaje a las mujeres que sufren la "violencia de género", el maltrato tanto físico como psíquico a manos de sus maridos o parejas. Comienza el número con una coreografía que simula el baile de una mariposa, prosigue con el monólogo desde la óptica del maltratador al ritmo de "The show must go on", de Queen, y finaliza con OKY escenificando la canción "La belleza", de Marta Sánchez, para cerrar el espectáculo. Un número duro que logró los mayores aplausos y ovaciones por parte del numeroso público congregado en el Colilla Queens. Los asistentes al show dicen que fue "un broche de oro".

Me tachan de loco y psicópata por no consentir que te rías cuando no estás conmigo, que te muestres alegre cuando estoy ausente, y si quieres alejarte, vete... si es que yo no te encuentro antes...

Dedicado especialmente a esa mujer que la noche del 12 de mayo quiso estar entre el público del Colilla, asistiendo a mi show, y que ya no podrá hacerlo nunca más.

PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver este vídeo.

MUÑECAS DE CRISTAL - "Las palabras del poeta"


Debido a las críticas recibidas por realizar un nuevo espectáculo de poesía y teatro en un local de ambiente homosexual, mi pequeño discurso antes del broche final del show (algo habitual - y esperado - en mi repertorio) es una clara alusión contra esos puristas de la literatura que se aburren (y me aburren) hasta la extenuación con sus insultos y sus ataques casi diarios. De ahí que mi corte de mangas vaya para todos ellos que no ven con buenos ojos que la poesía camine de la mano de un espectáculo como el mío. Es también un homenaje a los transexuales de todo el mundo, un sector de la población que aún hoy día es rechazado por esta sociedad que se las da de moderna y tolerante, cuando aún queda mucho camino para lograr todo esto último. Además, mis palabras son también un guiño a mis amigos transformistas (muchos de los cuales formaron parte de mi anterior obra en internet - NOCTURNOS -) como Eloy, Nené, Gorka, Delirio y el mismo OKY, a quien van dirigidas mis últimas y emocionadas palabras. Como no podía ser de otra manera.

PINCHA en el menú desplegable del show, en el lateral derecho del blog, para poder ver este vídeo.