EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


todo a punto para... GRAND GUIÑOL, o no?



El telón del Colilla Queens... a punto de levantarse para ofrecer mi nuevo espectáculo.
Sólo espero que tras la afonía de las últimas semanas, todo salga como me gusta que salgan las cosas.
Os espero a todos.

ANOCHE...


Anoche, las estrellas me alumbraron
con la intensidad de un sueño,

con el resplandor de esas quimeras

que dejan de ser utopías

para hacerse realidad.


Anoche, mientras le silbaba

a la oscuridad tu nombre,

el brillo de una de ellas atravesó

el corazón del poeta errante

para escribir su verso más certero.


Fue anoche cuando se me desveló

el secreto del significado de tu silencio,

de tus calladas respuestas,

de lo más profundo de tu mirada.


Y fue al alba, cuando al despertar

entre tus brazos, ya no hubo sueño,

ni meta ni horizontes, ni luz ni quimeras...

ni tan siquiera hubo noche.


Porque te encontré a ti de nuevo,

y en un solo gesto sincero,

eufemismo de la felicidad completa,

tú y yo comenzamos a ser uno

caminando aferrados a la ilusión

escrita con el fulgor de aquel viejo sueño.


¿Le recuerdas?

Es aquél que me dictaron las estrellas

la pasada noche,

justo antes de despertar junto a ti

y sonreírnos el uno al otro.


(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009

CABARETtour: las sonrisas mudas



Que por una noche, el levantar la mano sea el prólogo de una caricia.
Que por una noche, el levantar la voz sea para decir "te quiero".

Que por una noche, los latidos del corazón marquen el ritmo de esta sociedad.

Que por una noche, cuando los gobernantes firmen tratados de guerra no se lleven por delante a millones de N I Ñ O S muertos.

Que no me callen la voz, para poder seguir diciendo lo que siento.

Que no me quiebren los brazos, para poder seguir estrechándome con el mundo.

Que no me cieguen, para poder seguir viendo las sonrisas de los niños.


PINCHA en el menú desplegable del CABARETtour, en el margen derecho del blog, para poder ver este vídeo.

CABARETtour: El ballet de los soldados rasos


Uno de los momentos cumbre del espectáculo realizado el pasado 19 de junio en el Centro Cultural Dr. Madrazo de Santander. "El ballet de los soldados rasos", la oda anti-belicista denuncia de los conflictos armados y la muerte de los inocentes por defender el nombre de una patria y los límites marcados por las fronteras dictadas por los dignatarios.
Sin lugar a dudas, el momento más aplaudido. Un número acentuado por los maravillosos temas musicales "La batalla de los héroes", que John Williams compuso para "Star wars - La amenaza fantasma", y "Silence", de Hans Zimmer para la película "La delgada línea roja".


PINCHA en el menú desplegable del CABARETtour, en el margen derecho del blog, para poder ver este vídeo.

EL AMANTE



Qué no te daría yo por retenerte en cada nuevo amanecer, al sonar la alarma de tu reloj, al incorporarte desde tu lado de mi alcoba…
Qué me quedaría por regalarte a través de mis palabras, de mis gestos, de mi mirada por que no te fueras a la hora señalada…
De qué forma rasgaría el silencio que me atormenta al sonar el estruendo de la puerta, de tus pisadas descendiendo los cinco pisos que separan tu frontera de la mía, tu mundo de mi nada…
Y dejo pasar el tiempo recostado en mi cama, abrazando tu recoveco, tu hendidura en mis sábanas, colocando mi bandera al llegar a tu cúspide, besarla como si fuera tierra santa…
Y te añoro sabiéndote de otro, que él es tu día, tu luz, tu alegría…
Y yo, convertido en tu noche escondida, en tu amante por horas con un contrato basura, un ser anhelante y agónico en espera de su mediodía…
Pero te aguardo sin reproches a que llegues de nuevo para preguntarte por tus cosas, por el trabajo, por la familia… mordiéndome la lengua por no incomodarte, no fatigarte con mis neuras de amante impaciente a la espera de un abrazo que me reconforte y me dé la vida entera.
Y en otra clase de silencio, mientras duermes el sueño del reposo por ese viaje mágico entre dos cuerpos, te acaricio y te amo de otra manera, poseyéndote sin testigos ni horarios impuestos, ni prisas por vestirte y despedirte de manera rutinaria con un beso en los labios.
Es en esos momentos, entre la penumbra de las estrellas, cuando este amante que se muere por retenerte es tuyo de veras. Y tú, en sueños, asientes con una sonrisa dándome la razón.
Y al sonar de nuevo la alarma del reloj, mientras te veo vestirte y arreglarte, derramo una lágrima dedicada al recuerdo de esos mágicos instantes donde tú y yo somos uno, aferrados a la pasión y la locura por adorarnos.
Y qué importará que calumnien, critiquen y señalen con el dedo.
Soy tu amante, el dueño de tu cuerpo por unas horas… y con una sonrisa esbozada en los labios, hasta el mismo Dios sabe que soy quien tiene las llaves de tu corazón…
… aunque sea por un instante.
Un viejo texto de NOCTURNOS, para representar en
GRAND GUIÑOL... o no?,
con la música de "Caruso"

AL OTRO LADO DEL TUNEL


Paredes sombrías, velas consumidas,
oraciones mudas, ojos ciegos,

caminar errante, vago, apagado,

alma arrancada hacia el fondo del túnel.


Luz de velas ardientes,

reflejos y destellos sobre fondo negro,

Caronte en su barca se apodera del miedo

que corroe tus adentros.


Pero no, pero no...


Quítate la venda y mira hacia la vida,

hacia la platea de la gente que te quiere,

que abarrota el teatro para aplaudirte

porque tú puedes, porque tú lo

puedes conseguir.


Sal de bambalinas,

despójate de las candilejas,

deshazte del telón que te oculta,

no hagas caso al falso apuntador que

señala el camino equivocado,

improvisa, actúa, vive...


No me importa si tus fuerzas están limitadas,

no me importa que te falte aliento o

ganas para tirar hacia delante,

yo voy contigo, a tu lado,

dándote impulso,

dándote vida,

escuchando lo que quieras decirme,

asintiendo a tu forma de expresarte,

pero no te rindas,

pero no te rindas...


Estoy al otro lado del túnel

con las manos tendidas a tu alma,

a los latidos de tu corazón,

dándote la luz que arrase la tiniebla

que te rodea.


Tú y yo juntos podemos.


Podemos.


(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2009

LLUVIA


Lluvia sobre sombras chinescas,
alumbradas por farolas de luz tenue,
frontera áspera entre vida amarga y mundo gris,
gotas de placer, de dolor,
de humedad en los recuerdos,
gotas sin piedad...
gotas de nostalgia...

Lluvia sobre los rostros del desánimo,
del desencanto, del silencio más audible.

Lluvia sobre sombras chinescas
inmóviles en su sendero incierto.

Gotas de agua en su propio miedo,
lluvia nuclear que desintegra a partes iguales,
lluvia pactada en el lenguaje de sordos
de los gobiernos analfabetos, mudos y ciegos.

Rincones solitarios empapados de
uniformes y crueldad, de fanatismo en la mirada,
de intolerancia, de orden y mando,
de surcos que se esculpen con la decepción,
gotas de silencio, de ¡¡¡agachad la cabeza a mi paso!!!

Un niño que pregunta el porqué siempre
en invierno nos asaltan las nubes grises
en esta vida que logramos en la tómbola
de los sorteos inexplicables.

Y no hay respuesta,
porque no es agua de lluvia
... es agua de lágrimas.

un viejo texto, escrito originalmente en prosa, y remodelado
para su representación en "GRAND GUIÑOL... o no?",
al ritmo de la evocadora música que Francis Lai compuso
para la película "Bilitis".
(c) ISIDRO R. AYESTARAN, 2008