EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


LA HISTORIA DE PEDRITO "EL PIRULETA"


Esta es la historia de Pedrito "el piruleta",
conocido así desde los tiempos del colegio,

donde era el primero en caer de rodillas a

cambio de unas monedas para comprarse

un bocata en los recreos.


Con el devenir de los años, fue a parar a prisión,

donde le rompieron el culo y el alma tras

participar en una carrera a la deriva sobre

la autopista sin asfaltar del mapa de la vida.


Salió del trullo con cuarenta años,

y el espejo ya no le devolvía ninguna imagen suya,

ni tan siquiera una desvirtuada, dándole la espalda

como habían hecho todos, todos, todos...

Un camino duro marcado por la decepción,

la mala fortuna y las bofetadas de la vida.


La primera, por amanerado.

La última, por morder a un cliente que andaba

algo despistado...

Y entre ambas, las de siempre de su violento padre

y sus hipócritas hermanos.


De día, siempre en la plaza San Francisco,

vendiendo kleenex robados en el súper de la esquina;

de noche, chapero en la recta de Sotoliva,

ornato clásico ante los coches de ida y venida,

entre cuerpos desvencijados, entre muñecos rotos.


Una tarde, oyó hablar de las noches de sexo furtivo

en Piquio, entre palmeras, luces verdes y niños ricos,

y allí fue a parar, para cambiar en el juego

de póker, con una baraja sin macar.


Se dejó chulear por el madero más

violento de la Comisaría Central,

dejándose acariciar por su porra...

dejándose marcar por su placa...

dejando que su mirada se dirigiera a la nada

más absoluta.


Una noche, de hace tiempo ya,

Pedrito "el piruleta" durmió el resto de su vida

sobre las rocas de un acantilado,

tras un palizón de esos de turno

que propinan los que velan por la

seguridad ciudadana, la moral y las buenas costumbres.


Nadie se hizo eco de aquello,

nadie reclamó su cadáver,

nadie le conocía...

Tan sólo un poeta que, de oídas,

le dedicó una necrológica que el

periódico se negó a publicar.


La otra tarde, vi a un joven apoyado

en la balaustrada de un parque,

con su mirada perdida,

con su rostro esculpido por mil desgracias,

con sus ojos marchitos y apagados,

y al igual que aquel Pedrito,

al rato, reanudó su viaje hacia ninguna parte.


Sin un cruce de miradas,

sin nadie que le hablase,

sin un guiño cómplice,

sin nadie que le abrace.


"Adiós, Pedrito", le dije.

Porque todos sois como aquel

al que llamaban "el piruleta"

desde los tiempos del colegio.


fotografía original: POWEREDby NEL
extraída del show TROVADOR DE MADRUGADA

Café Retros - jueves 15 abril 2010

No hay comentarios: