EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


SEMÁFOROS EN ROJO (versión escena)


Cuerpos taciturnos tras la jornada laboral,
en un coche rumbo al descanso
a través de un sendero de semáforos en rojo.

Silencios que comentan...
Miradas que divagan...
Un espejo retrovisor...
Los días también tienen su punto final.

Semblantes furtivos y cristalinos,
segundos que parecen horas,
semáforos en rojo.

Las ojeras bien resaltadas
en el escultor de la madrugada,
en busca de un trabajo con que pagar
la renta, el agua, la luz...

Y otro semáforo en rojo,
y paraguas que se abren ante la lluvia incipiente,
y vagabundos que cruzan ante sus ojos,
cuerpos con idéntico destino...

Y un pitillo que se prende en el
asiento del copiloto,
la sonrisa cómplice que asiente
en esta métafora en rojo
sobre la vida arpía fogosa y ardiente
que devora cadáveres
hasta en los días de fiesta nacional.

Y carga la bolsa de su uniforme
por toda la acera,
y la puerta del portal que se cierra
de manera brusca, tras ese cuerpo
derrotado sin ganas de continuar
un sólo día más...

Semáforos en rojo...
Y después, por fin
la luz verde...

¿Pero hacia dónde?

4 comentarios:

mi nombre es alma dijo...

Hay días de estos, en los que abundan los semáforos rojos, un día tonto le llamamos. Lo importante es conseguir que sean los menos.

Un abrazo señor artista

Juliet Earth dijo...

Adorooo el final!!! Supongo que hay que sacarle lo bueno a aquellos semaforos rojos que se atreviesan entre las monotonias de uno.

Raúl dijo...

Le decía, que yo ólo había venido a darle las gracias por una fotografía. Sonrío.
Un abrazo, Isidro.

Anónimo dijo...

Blanco y negro atrapado en el sueño
dulce y amargo congestionado mi alma tengo;
triste y alegre mi sonrisa te entrego
no pido tu camino tan solo tu recuerdo.

Lluvia que golpea en los cimientos de un ángel negro
con alas blancas y abrazos sin anhelos
queriendo ser amado en el cielo
entre las nubes claras de tus ojos y tus besos
esos que necesito robar en tu banco de momentos.

Un saludo master, espero que todo este bien, la semana que viene tengo mi primer pequeño en casa, 100 ejemplares, a ver que tal va la cosa, espero que los enemigos, aquellos que te han expulsado de su supuesto cielo, esten algo jodidos por esa actitud tan falsa, me apetece que alguien comience una venganza firme, como la creacion de una asociacion literaria en camargo, al menos para tener competencia de la buena, si vendo mis 100 ejemplares, y me planteo hacer otra edicion, he pensado en colocar fotos de los cuadros de esa chica tan maja que esos, enemigos, han expulsado practicamente de la esposición que tenia pactada, igualmente a ver cuando sabes el nombre de tu segundo nacimiento, ya es hora ¿no?, y bueno, aqui me tienes por si necesitas un colega en tus actuaciones en plan descanso o intermedio, nose.. supongo que algun poema puedo recitar, aunque no me veo yo en tu trabajo, que es duro y complicado, la interpretacion no es lo mio, y supongo que la lectura tampoco, prefiero que alguien lea por mi, aunque escriba.

Un saludo... - Fränk -