EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


SONRÍE (smile)


Sonríe, que la luz ha prendido sobre ti...
Sonríe, que hoy ha amanecido para ti...

No te hagas el remolón y abandona

ese colchón en el que caíste rendido

por no querer ver la vida de otro color.


Mueve tu cuerpo a un ritmo de frenesí,

en esta danza sin fin entre el ayer y el hoy

con ráfagas de ternura,

dejando atrás la penumbra.

Smile...


Mira la vida desde la perspectiva

que te propina la sonrisa al

querer alzarse sobre el acantilado,

olvida todo aquel terrible pasado

y déjtate llevar por el impulso nuevo

en este túnel de color en el que

vamos cogidos de la mano,

tú y yo, juntos... ¿Lo ves?

Es fácil... Smile...

Sonríe.


Ven hacia mí

dejando atrás el malestar,

pero no pienses que soy

tu bálsamo de Fierabrás,

aunque pueda hacerte olvidar

que hubo un tiempo sin paz

en tu mundo deshecho y roto,

que fuiste un juguete solo

en un cruel destino,

sin la sonrisa de un niño

que te acunara en su regazo.


Pero no dejes de sonreír,

no dejes de mirar hacia atrás,

cuando tu mundo de música y luz

acunaba buenos momentos,

cuando no había nubes en tu horizonte,

cuando los labios se juntaban

en un beso infinito.


En tu mundo de luz...

Tu mundo de entonces...

Smile...

Sonríe...

No dejes de hacerlo.


fotografía POWEREDby NEL
para interpretar al ritmo de "Smile"
música compuesta por Charles Chaplin

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es necesario sonreir incluso en los malos momentos, enseñar y apretar los dientes e intentar que el enemigo vea algun motivo para dañarnos aun mas, cuando sonreimos logramos evitar esa tentacion extraña en el ensañamiento de un arbol caido.
- Fränk Romeo -