EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


se acerca el reestreno de DECADENCIA, en el DOBLE ARTE


Todo a punto para que el Trovador llegue a la estación de la DECADENCIA, para hablarnos de distintas vidas de arrabal.


DECADENCIA (vidas de arrabal)
Café-bar DOBLE ARTE
(Magallanes, 27 - Santander)
21.30 horas

video

LA CENA DE LOS AUSENTES


Nos robaron el brillo de nuestras miradas
confundiéndonos con luces artificiales

de mil colores, sin prepararnos

apenas para luchar en un mundo de mayores,

donde el canto de un villancico

es una oda a la nostalgia, y donde

la magia y la paz de una noche

se truncan en una cena dedicada a los

A U S E N T E S


fotografía: BEATRIZ GANDARILLAS
OOOooohhh... es Navidad!!!
Teatro Casyc (Santander)
lunes 27 diciembre 2010

ESPALDA CONTRA EL MURO


A los que murieron con la espalda contra el muro,
los ojos vendados y los labios enmudecidos.


Ya amanece...

Ya los rayos del sol se filtran

por los barrotes de tu celda,

ya el taconeo se hace presente

en un paso de oca uniformada,

desinformada, analfabeta,

títere, marioneta...


Esposaron tus manos,

encadenaron tu lengua,

destrozaron tu cuerpo,

torturaron tu persona,


los pájaros no alzan el vuelo,

el mapa ya no sitúa la libertad.


Mutilaron el canto del trovador,

deshilvanaron sus versos certeros,

encogieron en un prelavado

absurdo el blanco de su bandera,

ora desteñida, ora deshilachada,

pero aún ondeando al viento.


Estruendo de disparos

tras la orden concreta:

¡¡Soldados!! ¡¡Apunten!! ¡¡Fuego!!


Trompetas de Jericó

que acabasteis con la palabra

hablada, pero no con la escrita,

la tinta del autor de las

letras esculpidas a fuego y sangre,

con furia y tesón

contra la injusticia,

contra la intolerancia,

a favor del sentimiento de

unos labios, el poder de una

mirada, el calor de un abrazo,

el amor de dos cuerpos, la

mano alzada a favor de la voz.


Esposaron tus manos,

encadenaron tu lengua,

destrozaron tu cuerpo,

torturaron tu persona,

mutilaron el canto del trovador,

deshilvanaron sus versos certeros,

deshilacharon el blanco de su bandera...


Ya amanece...

Ya los rayos del sol se filtran

por los barrotes de tu celda,

ya te colocan con la espalda

contra el muro...


Y sobre tu cabeza,

el pájaro que alza el vuelo

en busca de la libertad.


(c) Isidro R. Ayestarán, 2010

QUEDATE CONMIGO


Quédate conmigo esta noche,
no te prometo traerte las estrellas

ni tan siquiera la luz de la luna,

tan sólo unos cuantos versos

del poeta solitario

que en la jungla del asfalto

hilvana historias para mecerte

entre sus brazos.


Quédate conmigo mientras

te las recito mirándote

a los ojos,

algunas son historias tristes

de gente a la que no dejan

vivir o amar,

otras son de personajes duros

marcados por el hierro del destino,

pero las más próximas a ti

son el resumen de lo latidos

de mi corazón.


Te contaré historias de arrabal

en esta noche en la que

no quiero que llegue el alba,

en la que seamos el reflejo

de un espejo eterno.


Sobre el pentagrama de la vida,

las notas evocadoras de

quienes no tienen voz,

y en nuestros cuerpos

ese sueño que soñamos

que se haría realidad.


Quédate conmigo esta noche.

Quédate.


(c) Isidro R. Ayestarán, 2010

EL TANGO ERRANTE


Con su maleta,
con su mundo

calle abajo,

versos demolidos,

sombrero bajo,

mirada hosca

hacia un infinito incierto,

hacia el epicentro

de un beso con tango.


Lejos del andén,

solitario y bohemio,

el poeta taciturno

arroja una flor

de color negro,

oscura como su alma,

como el recuerdo

que le atormenta,

antes de fundirse en

un baile con la vida.


Recítame un poema

sobre la decadencia

de tu corazón,

sobre el resquemor

que aún te ahoga,

sobre esa pena loca

de la que huyes

estación tras estación,

representación tras

representación

antes de bajar el telón,


antes de fundirte

en un baile con la vida,

en un beso con

aroma a tango errante.


(c) Isidro R. Ayestarán, 2010

fotografía:

POWEREDby NEL