EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


¡¡ARRIBA EL TELÓN!!


Puertas entreabiertas suben de nuevo el telón,
esnifando el asfalto de mil carreteras,
alentando el rugido del motor del cuentakilómetros
de los sueños que quieren hacerse realidad.

Un escenario nuevo para los versos que yacen bajo mi sombrero,
bajo máscaras de color plata que utilizan mil personajes,
con la música que llega a mis oídos en un solo de latidos certeros,
reconvertida en la balada del poeta errante de tus sueños.

Sentarme a tu lado a escuchar historias de mil colores,
leyendas urbanas sobre piezas que encajan en el puzzle de los héroes,
y una, dos, tres... infinitas cervezas con aroma a porro urbano,
cuyo humo queda devorado por la sombra de los perdedores.

Y verte de nuevo, por espacio de unos segundos tan solo,
a través de las puertas sin cerrar de un bohemio cabaret...
Y tú, paseando con la mirada perdida en algún punto
del recuerdo de esta historia que muere a lo lejos de un ayer...

Pero seguir soñando es mi nuevo empeño,
contando historias que devoren
la luz del crepúsculo.

Y seguiré soñando, contando historias nuevas
en un absurdo empeño por despertar
entre tus brazos de nuevo.

Se levanta el telón en este Cabaret de los Sueños,
escrito con el aroma de los potentes somníferos.

Tic, tac, tic, tac, tic, tac...

fotografía original: POWEREDby NEL