EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


IV ESTACIÓN (versos nocturnos)


Estación de encuentro entre dos desenamorados,
sin luz y llena de silencio,

de recuerdos que se callan y de

miradas que se esquivan para no repetirse.


Una nostalgia que se mira de reojo,

un nombre que se lleva la saliva

al tragarla, un nudo en la garganta

que viaja en primera clase, hacia el destino

de un latido apagado...


El sonido del piano para nuestra canción,

el roce de tu piel para nuestro primer baile,

la sala de cine que se apaga para perdernos

entre nuestros asientos en décima fila pasillo,


el humo del cigarrillo inundando la oscuridad,

el beso furtivo en unos labios acosados

por el delirio y la gula de nuestro amor,


el sonido del tren, que se acerca a esa

estación de encuentro para llevarte lejos

de mi andén, de mi recuerdo,

de mi silencio...


de esa luz que resplandeció unos segundos

al verte de nuevo, aunque

fuera en otra dirección.


(c) Isidro R. Ayestarán, MMVIII
fotografía: Patricia Gómez de la Casa
realizada durante el recital
LOS VERSOS NOCTURNOS
sábado 21 mayo - librería ABAC

... PORQUE TÚ NO ESTÁS (versos nocturnos)


Hoy he decidido llevar en un tupper
los besos que no puedas darme esta noche

por las razones que sean...


Allí meteré también esa luz de luna

prometida, que las nubes de hoy han cegado

más allás de mi ventana,


y llevaré tu esencia

envuelta en el aroma de tu cuerpo

y el recuerdo de tus caricias.


Porque tú no estás, no dormirá

mi mirada a la luz de la noche, ni

prenderé vela alguna para iluminar mi alma.


Porque tú no estás, será

tu recuerdo quien guíe a mi soledad

por el sendero de las quimeras soñadas.


Porque tú no estás, mi vida

yacerá bajo la cascada azul que dió

sonido a esta historia,


a este mágico juego de asentimiento

al sabernos fundidos en el aroma de

un deseo, evocado y ya marchito.


Dejaré las ventanas abiertas,

por si quieres regresar en forma de

brisa cabalgando entre las estrellas,


y mi boca, anhelará el beso que me

despierte del sueño al que me condenó

este ansia por volver a ti de nuevo.


Y todo, porque tú no estás...

Y todo, por si te apetece regresar...

Y todo, por todo lo que fuimos al

coincidir en el gesto certero y sincero

de mirarte, de mirarme... de mirarnos

para morir ahogados en un beso.


(c) Isidro R. Ayestarán, MMVIII
fotografía: Patricia Gómez de la Casa

LOS VERSOS NOCTURNOS
sábado 21 de mayo - 19.00 horas
librería ABAC (Santander)

PALABRAS CALLADAS

Éstas son las palabras que nunca te dije
a través de mis labios, quizá sí con la mirada,

con mis silencios, con esa ingenua esperanza mía

de que te aferraras a mi corazón de manera definitiva.


Un mundo de palabras calladas por el miedo

a la incomprensión, al continuo juego de escondite

al que estaríamos sometidos, a esa distancia que

deberíamos imponer para alejar nuestras caricias

y arrumacos de las miradas sombrías de nuestros enemigos.


Éste es el resultado de mi angustia y amargura

por no tenerte esta noche entre mis brazos, por no

sentirte cerca de los latidos de mi corazón, secos

y vacíos, carentes de tu sonrisa certera,

faltos de tu nombre...

y faltos de tu cuerpo.


(c) Isidro R. Ayestarán, MMXI
LOS VERSOS NOCTURNOS
sábado 21 mayo
librería ABAC (Castilla, 29 - Santander)

mi GELSOMINA


Llega el son de la primavera a la ciudad,
y los pétalos caen al ritmo del "sí", del "quizá",

en un anhelo por adivinar, por desear

si te quiere... o no.


El viento arrastra esa flor

que se mueve al ritmo del corazón,

de esa mariposa interior que

alberga quimeras, cobija esperanzas

sobre si te quiere... o no.


¡¡Ay con el oleaje caprichoso de la vida!!

¡¡Esa gran noria de sentimientos!!

Que si te mira, que si te habla,

que si camina a tu vera,

que si te escribe cartas,

que si de tí pasa... o no.


Y paseas infatigable por las

calles de la ciudad en un intento

por encontrarle, tropezarte en un

cruce de miradas mil veces deseado.


Pero eres incapaz de hablarle

porque sólo te enseñaron a expresarte

con gestos y muecas,

con tu cara blanca, con tu jersey a rayas,

con tu vida algo destartalada y tus

andares de pato mareado.


Pero esos tus ojos, que brillan

por sí solos, gritan y se alborotan por

confesar a los cuatro vientos que

esa flor que llevas dentro tiene

un sólo nombre y un sólo pétalo:

tu propio corazón.


(c) Isidro R. Ayestarán, MMX
fotografía: Patricia Gómez de la Casa
tomada durante el show
SUEÑOS DE CABARET
5 de mayo - ZAPA BAR (Santander)

¿QUÉ ES UNA MUJER?


¿Qué es una mujer cuando su corazón
bombea a mil por hora?

¿Qué siente una mujer cuando la luz

de la aurora hace blanco

en la diana del amor?


Cuando cantan las estrellas,

cuando se recita a la noche,

cuando cantan las sirenas

y musitan las caricias...


¿Qué siente una mujer

cuando alguien se fija en ella?

Cuando le hablan de manera certera

y le cogen de la mano para bailar,

bailar... bailar...


A la luz del Arco Iris,

hacia el fondo de un pentagrama,

al son de una música especial...


¿Qué es una mujer cuando

silba el viento?

Cuando la esperan entre unas

sábanas impregnadas de amor...


Cuando cae la noche y coreografían

dos cuerpos un mismo idioma

de susurros, ambos empapados

de amor...


¿Qué es una mujer entonces?

¿Qué siente...?


(c) Isidro R. Ayestarán, MMXI
a interpretar al son del tema
"What´s a woman", de VAYA CON DIOS.
en la imagen: CASCABEL