EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


... SENTIMENTO


"Vida que me has quitado el amor... y Amor, que has naufragado en vida... Aquí me tienes, en pleno delirio de soledad y amargura, embriagado por las lágrimas que he vertido y bebido para, en un alarde de autodestrucción, acabar conmigo con mis propias armas...
¿Qué puedo decirte? ¿Que ya no vivo sin ti a mi lado? ¿Que soy un juguete roto? ¿Un vagabundo sin rumbo ni destino?

Aquí, en nuestro lago de Villa Borghese, te dije que te amaba por vez primera; que mi vida, sin tu aliento, carecía de lo más importante y urgente. Tu referencia. Tu aplauso al llegar a la meta. En definitiva, la complicidad de tus caricias. Aquí, en algún lugar perdido de los jardines, nos amamos y nos convertimos en un solo cuerpo con una única aspiración. Ser felices en un solo corazón. El mismo motor para los dos...

He caminado por las ruinas del Foro Imperial; he recorrido de nuevo toda la Vía Giulia, contemplando sus fachadas plagadas de hiedra; he subido al monte Testaccio y le he lanzado un beso al Jardín de los Naranjos... He navegado por todo aquello que tú y yo emprendimos juntos. Y ahora, me he soltado de tu mano espiritual para aferrarme a algo mucho más poderoso que tu recuerdo. Y lo hago caminado por las aguas del Laghetto sin necesidad de barca física ni remos materiales. El barco es el amor y los remos son las ansias que tengo por volver a tenerte junto a mi lado. Sé que con esas poderosas armas, mi victoria será segura y que tú y yo volveremos a la unidad de la que disfrutábamos en otros tiempos.

Sí... ya oigo de fondo Caruso. Ya, nuestra melodía, me da la perspectiva que necesitaba para sentir que estoy próximo a ti... Ya te veo escondida por entre las columnas del Templo. Por eso, ya estoy en condiciones de decir y pregonar que aquello que siempre permanecera invicto es el amor, nuestro amor, nuestra verdadera razón de ser...

He llegado por fin a tu lado. Ya te has dejado ver en el pórtico del Esculapio... Te has aproximado a mí con la sonrisa que siempre te caracterizó, y, con un beso profundo, me has devuelto a la vida que habías estado preparando desde tu lejanía.

Gracias, mi amor, por haber regresado a mi lado"


a Esther
de mi novela "SENTIMENTO"
Fotografía realizada en Roma, en el lago del Templo del Esculapio
otoño 2011