EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


próximo CARROUSEL en el pub Niágara de Santander

PRÓXIMO ESPECTÁCULO
PUB NIÁGARA (San Simón, 14 - Santander)
JUEVES 27 DICIEMBRE - 21,30 horas

El Carrousel de la vida gira en un circo de múltiples pistas... Decide en cuál te sitúas tú.

estreno de CARROUSEL, concierto de versos urbanos (y de los otros)

Un año después de la última representación del anterior show, "Bohemian Cabaret", se estrenó el pasado 16 de noviembre "CARROUSEL- concierto de versos urbanos (y de los otros)", un nuevo espectáculo que analiza en verso y de manera satírica y profunda  la situación actual del país.
Mano a mano, un Director de Pista alocado y una artista de mimo desmadejarán durante hora y media diversas atracciones circenses para hablarnos de la soledad, el paro, el 15M, los políticos, el mundo del circo y los payasos, el amor... y alguna que otra sorpresa.
Con músicas de Henry Mancini, Charles Chaplin, John Williams, Yann Tiersen, Andrew Lloyd Webber, Angelo Badalamenti, Moby, Michael Jackson y Queen entre otros, el verso, la sátira, la ironía y la reflexión se sirven, en este nuevo espectáculo, bajo una peculiar carpa de circo.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

una intrusa mudita se cuela en la carpa de circo atraída por todo el vistoso atrezzo que observa por el escenario. Decidida, comienza a probárselo todo para dar un poco de color a su vida en blanco y negro.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

Comienza a girar el Carrousel de la vida una vez que el Director de Pista arroja del escenario a la intrusa mimo. "Los jinetes pálidos" nos habla de dos vagabundos desde distintas ópticas de la vida: el que vive bajo cartones por los portales de la ciudad, y el anciando abandonado por todos.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

la parte violenta del show, pistola en mano para el duelo sobre las calles de la ciudad con "Tiro al blanco" y "Balas sobre Mundo street"... y segundos antes de que la pistola se arroje al suelo y la mimo haga equilibrios sobre una bandera blanca.
"Ten cuidado, forastero, que este mundo no es lo suficientemente grande para los dos"
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

el tema "Marioneta" otra metáfora en verso sobre la impasibilidad de muchos ante su aciago destino.
"Muévete... y dejarás de ser una marioneta, un simple títere entre bambalinas en este absurdo teatro de la vida"
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa


tras la carta en verso al presidente del gobierno con el tema "El rey de todo el mundo" analizando la situación actual del país, se finaliza el número con "Estatuas silentes nocturnas", regalando en un único latido un certero corte de mangas a la vida que nos aprisiona por la falta de quimeras.
fotografías: (c) Patricia Gómez de la Casa


"Cuando el payaso se pinta la cara de blanco", metáfora circense sobre el movimiento 15M y parodia satírica sobre el mundo de la política al ritmo de la música de Yann Tiersen para "Amelie"
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa


"Siempre quise ser artista", al ritmo de Bohemian Raphsody de Queen... homenaje al mundo del circo, las atracciones de los payasos... y a los artistas de la calle en general.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

a modo de concierto electrónico con la música de MOBY, la historia de John Dos Versos es un homenaje al cine negro americano de los años 40.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

el momento de la historia de Pedrito "el Piruleta", el triste destino de un chico de la calle brutalmente asesinado por una manada de Ultraderechistas.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

e
el saludo final de los artistas.
fotografía: (c) Patricia Gómez de la Casa

ERRANTE...

Crujen las candilejas sobre un teatro destartalado,
se apaga el eco infame de un aplauso fingido,
de la falsa palmada en la espalda de los
cretinos interesados,

esos aduladores mentirosos con ombligo propio,
¿ciegos... sordos... mudos...?
todos ellos de sonrisa profiden facilona
sin sentido alguno en sus vidas.

Mi nombre en un cartel hecho jirones,
luces de neón todas fundidas,
tonalidad desteñida en la paleta de colores
del artista venido a menos en su callejón
de sinsabores.

¿Quién recuerda ya los buenos momentos?
¿Quién recuerda lo que alguna vez tuvo brillo?
¿Quién recuerda, como se debe recordar,
al artista que reinó antaño sobre el escenario?

Sin respuestas,
sin una sólo porción de alivio,
sin nadie que cimente la ruina del 
rapsoda que agota ya su último suspiro.

Y errante, por ciudades oscuras sin nombre.
Y errante, ante gentes que miran hacia otro lado.
Y errante, ante empresarios fatuos que ignoran
el pacto entre caballeros tras lo que se creía
un estrechón de manos sinceros.

Y errante, maleta en mano,
en busca de una nueva estación,
un nuevo escenario,
el calor sincero que me arrope de veras
pues quise ser artista y a un buen público
es a quien me debo,

a esas candilejas que crujirán de nuevo
al verme otra vez sobre un escenario.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012



CARROUSEL

Despunta un nuevo día y
la partitura de la vida se
va llenando de notas,
musicales unas,
anecdóticas otras...
Melodías de ilusión,
melodías de emoción
al girar el carrousel de la vida,
al girar, al girar, al girar...

Gira el carrousel de la vida
con la salida del sol,
con la llegada de un nuevo día.

Un nuevo día para luchar
como una fiera a la
caza de un pedazo de pan
que llevarse a la boca,
sin importar si ese pan es de
otro día o si la zancadilla
ya no está de moda.

Sin miramientos, sin concesiones,
en un mundo de buitres carroñeros
gira el carrousel de la vida.
Gira... Gira...

Ya en la lona te pones los guantes
y combates sin piedad alguna,
dejando noqueado al enemigo
antes de que te deje sin un
soplo de aliento fresco.
Gira... Gira...

Cuando la cartera te queda vacía,
cuando el mes se te acaba el día veinte,
cuando has de soportar las neuras de tu jefe,
cuando has de sortear baches y curvas cerradas,
cuando tu amante dice que ya no te quiere,
te da la espalda, te cierra la puerta
y deja que te pierdas muy, pero que muy lejos...

Y gira, gira el carrousel de la vida.
Pero tú no te rindas
y gira también antes de que las campanas
te toquen a M U E R T O.

(c) Isidro R. Ayestarñan, 2012

SU PRIMERA VEZ


Durante su primera vez
miró hacia todos lados,
por si alguien la conocía,
reconocía en ella a la mujer
con quien compartía sus vidas,
sus ratos de ocio, tantas cosas…

Agazapada en su rincón cotidiano,
humillando la mirada y la
tristeza de sus ojos de las
habladurías por aparentar ser
una de tantas tías coñazo
de las de cartel, boli o un simple
cartón donde decirlo todo
con una sola frase:

“Pido por necesidad”

Qué difícil en su primera vez
el tender la mano, el ofrecer
su nada a cambio de unas migajas
sobrantes en unos bolsillos
hambrientos también a fin de mes,
ya que en los otros, los que todos
conocemos, lo único que sobra
es soberbia, mantel de hilo fino
y mala baba en apariencia y demás…

En lo más bajo de la sociedad,
sin apenas levantar los ojos
hacia el mundo, hacia el sol,
las estrellas al caer la noche para
buscar, como cuando era niña,
la que más luz tenía, la que
más brillo desprendía para
sentir que ya no estaría nunca
más sola…

Y al acabar su jornada, aún
humillada en vida, recoger
con esas manos temblorosas
las escasas monedas que, a
modo de maná, habían caído
al igual que hojas otoñales sobre
su manta raída…
Y así, trémula toda ella
también, encaminarse hacia su
destino incierto, sin nadie que
la espere, le hable, le tienda un
abrazo sincero.

“Pido por necesidad” reza
su semblante apagado,
qué más da que sean monedas,
un rato de conversación, o un
universo entero de cariño…

En su primera vez,
nunca pudo imaginar que
vendrían muchas más como esa…

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

TIRO AL BLANCO

Señoras y señores,
pasen y disfruten
de la atracción más fogosa
en este Grand Guiñol.

Coloquen en el centro
de la diana el rostro
que más se les antoje
de entre la baraja de nombres
que les brinde su inspiración.

Que el tiro al blanco
ha de ser certero,
hecho con esmero,
pum! pum! pum!

Señoras y señores,
pasen y disfruten,
sin balas de fogueo
quedará mucho mejor.

¿Quién no tiene
un vecino incordiante,
un crédito tronchante
o un monarca cazador?

¿Problemas de gases?
¿Alcaldes corruptos?
¿Calzoncillos de una talla menor?

Señoras y señores,
no se anden con remilgos,
que todos tienen su parte de culpa
para ser el blanco de esta gran pasión.

Bien situados en la diana,
apunten sin piedad...
(Eso sí, no se me olviden
de tirar a matar)

A la novia que te dejó sin blanca,
al amigo que te la birló,
al ministro inculto e inepto
y al artista plagiador.

Señoras y señores,
pasen y disfruten
de la atracción más fogosa
de este Grand Guiñol!!!!!

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

PODEROSA AFRODITA

Fue chuleada por todo dios,
el saco de los golpes de sol a sol,
sin blanca en la cartera,
números rojos en el corazón.

Afrodita vaga por el asfalto
siendo la reina del suburbio,
dama de hierro en la esquina
de la oferta y la demanda en el amor.

Taconea con arte,
se pavonea dándose aire,
la más altiva de los barrios bajos
con medias satén, bolsito courpiel,

pintalabios presto,
pestañas al más alto
exponente, para que Afrodita
se asemeje al cisne que siempre
soñó ser.

Afrodita no concibe un amanecer distinto,
entre las sábanas de su instinto
con lamparones de enorme pasión,
alguna colilla perdida a medio fumar
y un cuerpo a su lado
exhausto de tanto... tanto sudar.

Afrodita les deja secos,
Afrodita les deja atónitos,
Afrodita les deja perdidos
sin migas de pan en su errante vagar.

Es su venganza por tantos palos
recibidos de sol a sol,
por tantas mentiras,
tantas frases de adiós.

Afrodita no concibe un mundo de promesas
vacías, sin sentido,
musitadas a un oído cansado de
tanto parlar, poco sentir, tanta
falsedad... ¡¡Acábalos, Afrodita!!
(mantis religiosa)

Y es que...
Afrodita no concibe un mundo distinto.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

LA PRINCESA DE MIS VERSOS

Cuando se quiere de veras,
cuando uno se enamora,
sueña con que cada mañana
la luz de la aurora se deslice

por la piel de quien ama
para sentir que, siguiendo
el sendero de ese resplandor,
el camino más corto
hacia su corazón,
éste desemboque en una
determinada manera de mirar,

otra forma de decir, bajo
el palio de un susurro:
otro día más juntos
tú y yo.

Tú y yo,
protagonistas en este poema
con principio, sin final,
hilvanado y construido
a nuestra medida,
a nuestro ritmo.

Pero si algún día alguien lee
el verso maldito que
nos aleja y destruye
del mundo idílico
que compuso un poeta
errante en un mundo
oscuro y decadente,

yo mismo seré quien
escriba el poema más hermoso
que nadie haya escrito jamás,
porque sólo así,
letra a letra, volveré a
sentirte en el abismo de
tus ojos, para susurrarle
a la princesa de mis versos:
otro día más juntos,

TÚ Y YO.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012
para Esther

JOHN "DOS VERSOS"


Le llamaban John “Dos Versos
al errante que deambulaba
entre cientos de folios en blanco,
juntando letras, nombres, situaciones,
al amparo de la luz de su flexo.

Habitación de Kit Spade,
secuencia trece, interior noche,
dos toques en la puerta hacen
que el poli se levante de mala gana
hacia la puerta de su ruinoso despacho.

Entra Vampie, puta fina reconocida,
femme fatal que lleva al bueno de
Kit Spade por un callejón sin salida,
en dirección a su vértice aún por adivinar.

John “Dos Versos” hilvana la historia
a su antojo, con la tinta certera
del género oscuro, de los héroes
de una pieza construidos en blanco y negro.

Llegas tarde, muñeca”, dice Spade.
Creo que me han seguido hasta aquí
comenta ella en tono bajo.
Carsom sabe lo nuestro”.
Kit Spade suspira y se echa un pitillo.
Es un hombre duro, y se la pelan
los matones del novio de la chica
porque, aunque ella es muy tonta,
es una buena bomba sexual.

Gangsters en la noche de perros,
sobre un guión de serie zeta entre
títulos, artículos, cláusulas y demás
lindezas que naufragan en el váter…

Gangsters en la noche de perros,
a la caza de una historia con un
final incierto, porque en esto del amor,
aún en el cine, la entrepierna es el macguffin
en un antojo sexual a lo Alfred Hitchcock

John “Dos Versos” escribe,
John “Dos Versos” construye,
John “Dos Versos” hilvana
historias sobre gangsters en
una noche de perros…

Un autor a la caza de un editor,
un hombre duro que se busca
él solito su perdición,
una mala pécora en busca
de un mejor postor
y un público ávido de una
buena historia que les lleve lejos
de su noche oscura.

Noches oscuras
como las noches de perros
en las historias que escribe
a la luz de la luna
el bueno de John “Dos Versos”.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

MARIONETA


Eres una marioneta,
un simple títere entre bambalinas
en este absurdo teatro de la vida,

manejada y limitada,
sin voz ni expresión
al antojo de un ancestral señor feudal
que te agujerea el alma
sin piedad alguna,
dictando hasta tu forma de reír,
sentir, soñar, vivir…

Hilos que te alzan más allá
de tu mirada…
pero que la humillan
sin ninguna contemplación.

Eres una marioneta,
un juguete roto
en el callejón angosto
de los ceros a la izquierda,
una sombra errante abandonada
en un destartalado desván,
a quien nadie va a visitar…

Y estás sola…
sin voz ni expresión
ni luz en el corazón,
pero también sin fuerzas 
para rendirte.

Siempre hacia delante, marioneta,
sin que nadie te arrebate tu propia vida.
Tu propio ser.

Marioneta,
títere en un guiñol,
sin nombre ni luz
en tu corazón,
a la caza de ese halo de luz
que te impulse más allá, marioneta,
siempre hacia delante…

Y dejarás de ser una marioneta,
un simple títere ente bambalinas
en este absurdo teatro de la vida.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

EL REY DE TODO EL MUNDO

¿Y a tí quién te ha dado permiso
para que me consideres parte de tu ombligo?
Anda, dímelo, venga... con un par,
como lo has estado haciendo hasta ahora.

Y tú que te creías el rey de todo el mundo,
avalado por papeles tintados cada
cuatro años, cobrando derecho de antigüedad
a cambio de tu necedad constante y diaria.

El rey en un trono cuajaito de grana y oro,
con paseíllo en la arena manola y goyesca
del absurdo, con leones velando tu puerta,
la puerta del pueblo, ultrajada,

hecha jirones a cambio de palabras huecas,
mentiras, falacias, coitus interruptus
en la grada de los cachorros del Cesar
que mueren a cambio del derecho de pernada,

maná caído del cielo bajo mano,
bajo cuerda, bajo tu atenta mirada,
tu sonrisa infame y tu nariz esdrújula
moqueada por tantas horas en la cola del paro.

Y tú... que te creías el rey de todo el mundo,
mírate ahora, mofa en la pancarta certera
de quien lucha por su pan sobre la mesa,
un sueldo medianamente digno y un
aplauso al final de la jornada.

O Cesar o nada... emperador de todo el mundo,
ampliando fronteras en tu cintura hinchada
de tanto orgullo por un triunfo que nos robaste
desde un atril con banda sonora,
un público comprado y toneladas de papel mojado.

Y tú... que te creías el rey de todo el mundo,
ahora miras cada día hacia atrás
porque tienes un grano en el culo
que no puedes rascar.

Míranos,
somos un pueblo que ya no se sabe callar.
¿Por qué no nos ponemos todos a gritar?

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012
para el nuevo show - estreno OTOÑO 2012


JINETES PÁLIDOS


Hoy te he vuelto a ver pasear
desde el portal donde habito,
donde cada noche me dejan dormir
cubierto por los cartones que a otros les sobran,
donde cada mañana me desayuno
con la miseria de la incertidumbre.

Has pasado tú, encorvado como siempre,
con tu taciturno semblante a la caza
de un nuevo día, sin importarte el ritmo
ni el decorado habitual de tu sendero.

Un lacónico saludo entre tú y yo
quebró momentáneamente el silencio.
El tuyo, tu silencio,
el mío, mi silencio…

Silencio,
y no porque nos falten las palabras,
sino porque nunca nadie quiso
detenerse a escucharnos.

Alcé la mano en señal de buenos días,
y como cada mañana, asentiste con
una tímida sonrisa. Luego, te alejaste
calle abajo, vida abajo, mirada abajo.

Hoy te volví a ver pasear ante mi portal.
Y hoy, inspirado, decidí acompañarte.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

CUANDO EL PAYASO SE PINTA LA CARA DE BLANCO

 Cuando el payaso se pinta la cara de blanco
oculta los rasgos ásperos de un mal día,
rasgueando en la dureza del momento,
rasgando las vestiduras de las torpezas
dictadas por un rebaño analfabeto.

Cuando el payaso se pinta la cara de blanco
consigue hacer palidecer las otras caras
enmascaradas por la rutina, aquellas que
van maquilladas para una fiesta sin
invitación, ni tan siquiera por cortesía.

Cuando el payaso se pinta la cara de blanco,
las risas disfrazadas antaño por la tristeza
cobran vida, tienen alma, sintiendo la brisa
del calor humano, palpando de nuevo el
soplo de aire fresco tras el ojo del huracán,
tras la acampada ilegal en la Puerta del Sol.

Cuando el payaso se pinta la cara de blanco,
aquel que hace reir es objeto de mofa,
marcado por el dedo ignoto más allá
del hombro altivo aposentado, sin saberlo,
en un trono de papel pintado,
cimentado en jirones de humedad.

Cuando el payaso se pinta la cara de blanco,
la carpa de su circo tiene los colores de la
vida, de una vida que algunos quieren gris,
de una vida que a algunos se les antoja
amordazada... marionetizada...
títere en un grand guiñol.

Cuando el payaso se pinta la cara de blanco,
el artista sale a la pista dispuesto a elevarse
por encima de las pelotas de goma, pues
sus armas tienen letras en vez de balas
y sus silencios pueden más que los discursos
en los atriles y los púlpitos.

¿Quién es el payaso ahora?
Jajajajajajajajajajajaja.....

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012
fotografía: elreylagartón, 2011



GUASÁ-BLUES


Tiene mi contrincante acérrimo
un nombre un tanto atípico,
ni Pedro, ni Juan, ni Antonio...
Ni cuerpo de hombre-chulazo
ni sexual es su voraz apetito.

Su habla estridente, voz de pito,
inoportuna de esas que
"ni está ni se la espera",
me incordia a la hora de la cena
solicitando parada, fonda y cobijo.

Redoble de letras
a golpe de tecla,
banda sonora de mi indigestión,
luz de gas sin plomos fundidos,
alta tecnología de mis...
de mi desesperación.

"Amorcito, no estás con los tiempos",
me dice mi costilla, eso sí,
sin alzar mucho la voz,
por lo que, bajando el telón,
recojo la mesa, friego
los cacharros y marcho,
solo, a la habitación.

Al rato muy largo, casi ratón,
móvil en mano hace su aparición,
con ojos brillantes y luz en los labios
ante mi rostro enjuto y mohíno,
con ese menú desplegable en
pantalla táctil que tienen las
caras de pocos amigos.

"Amorcito - le digo en plan coña -
a los ceros a la izquierda se les
trata con más cariño".
Suspira ella, sin hacerse la ofendida,
mientras arrojo con furia dimes
y diretes sobre el volumen de
sus sms masivos a la luz de la luna.

Que el tú a tú se ha perdido,
que las confidencias ya no son al oído,
y que el compañero de mesa, el novio
o incluso el follamigo, ahora lleva el
nombre de un jefe indio más
allá de las verdes praderas.

"Guasá" - lo españolizo -
en este compendio de versos como
guiño y homenaje al cretino que se
me lleva los mejores minutos de
mi vida amorosa en pareja.

Y no es una queja.
Es que, las coplas de ahora,
ya no son bajo mi ventana,
sino al son del ring ring incordiante
en el teléfono móvil de la
otra parte contratante en esta
historia que no es disparatada,
al contrario. Es que, en sí misma,
es un absoluto disparate.

Amén.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

vídeo promoción para elTROVADORde laMADRUGADA

"el poeta que canta en un solo a la luna la estrofa del verso destruido"...

Un libro que recoge poemas sobre poetas solitarios en barras de bar, amantes rotos y rapsodas a la caza de la inspiración por las calles de la ciudad, sus locales bohemios y las gentes que los pueblan... y un recorrido por varios de los textos representados durante estos cinco años de actuaciones por los cafés y pubs de Santander.
Y como avanzadilla, ahí os dejo el vídeo promoción.
Espero que os guste.

video

AL ALBA...


Al alba nuestros cuerpos
quisieron quererse,
tras haberse musitado
durante toda la noche

el nombre de su pasión
expectante, su ansia
de fundirse en un
solo cuerpo y una sola carne.

Al alba despuntó el deseo
en una mirada certera,
en un silencio pleno

al ritmo de dos manos
aferradas al éxtasis
poderoso de dos amantes...

(c) Isidro R. Ayestarán, 2012

LA NOCHE DE ESTRENO


- Brindo por tantas noches de gloria...
por tantas noches de aplausos...

Hoy es noche de estreno,
y los recuerdos se amontonan
a lo largo de una barra de bar
descrita en verso alejandrino.

Ha sido un mal día, en el que
el público ha preferido quedarse
fuera, en la calle,
para contarse sus cosas sin prisa
al ritmo de un sempiterno cigarrillo.

"Estas cosas curten, dan tablas"
me dijo un día... no sé quién...
pero yo no llego a acostumbrarme
a esta decadencia,
a tantas ausencias...

Viajo solo, ligero de equipaje,
nunca me gustaron los reproches
ni cantar las verdades a la cara.
Allá cada uno.
Pero las reglas de tres arrojan un saldo
inquebrantable en el visor de mi calculadora,
y la brecha de mi hatillo multiplica
cada vez más la amargura
tras la bebida embriagadora
del olvido.

- ¡¡Cinco minutos y a escena!!
dicen en la puerta de mi camerino.

¿Y yo...?
Sin emoción, sin voz,
aturdido por tantas noches
de tos y sueños rotos...

Qué mal me trata el mundo de la poesía,
la colonia del verso que nunca
se evapora, que se impregna
en la piel, tan adentro
que el algodón desmaquillante
ya no logra su efecto.

- ¡¡Cinco minutos y a escena!!
- Ponme otro vino.

Últimamente es lo único que adorna
mi ronca voz, donde aún resuena el eco
de aquel "te quiero" que no arrojé
por la falta de inspiración.

Sí... estas cosas curten, dan tablas...
Y sí. Otra vez más,
recito a lo largo de la noche
ligero de equipaje.

(c) Isidro R. Ayestarán, 2011-12
collage: Patricia Gómez de la Casa
realizado durante el show BOHEMIAN CABARET
Café de las Artes Teatro - Santander
18 noviembre 2011

HUELLAS


Huellas de tu rostro
sobre un espejo resquebrajado,

ajado por tanta añoranza,

con el silencio como banda sonora.


Truena el enmudecimiento

en unos labios donde aún alberga

el eco de tu nombre, trémula quimera

al llegar de nuevo la aurora.


Búsqueda incansable en el

camino asfaltado por el tiempo

compartido, vivido, llorado...


Huellas de lágrimas

prostituidas en una esquina

donde quisiste vender hasta al olvido.


(c) Isidro R. Ayestarán, 2012
texto y fotografía

DESNUDO (versión "Trovador de Madrugada")


Desnudo de tus palabras,
inspiradoras mil veces

en el caminar errante del viejo trovador


que canta en un solo a la luna

la estrofa del verso destruido, el poema sobre

lo que fuimos hace tiempo.


Y tú... tan presente todavía,

que esta memoria no se olvida del nombre de tus ojos

ni del poder de tu mágica sonrisa.


Y yo... reconvertido en una triste

página en blanco, lista para mis letras,

si es que me dejas que te las escriba,


si es que me dejas vestir de nuevo

al poeta desnudo que vive

con el recuerdo de un simple beso,

bajo el resplandor cegador de tus caricias.


Y desnudo de ti...

Y desnudo de vida...

Y desnudo de alma...


... y desnudo de hasta mis propios versos.


(c) Isidro R. Ayestarán, 2011
texto y fotografía

T R O V A D O R de M A D R U G A D A


Recitar un poema en esas noches
en las que uno no es buena compañía,

evocando el calor de ese amor perdido

que se hospeda en la otra orilla de la ciudad.


Humo de cigarrillo, voz ronca de blues,

luz de estrellas de neón donde se lee

"no perdiste la cabeza, amigo, tan

sólo tienes destrozado el corazón"
.


Qué razón, compañera Chavela,

cuando uno no aprende de los errores

por mucho que pasen los años y los

regustos amargos se pudren en el alma,


perdiendo la cuenta de los tragos

que se almacenan en lo profundo

de la mirada opaca y triste

por poseer un recuerdo ya marchito.


Y qué ingenuo fui al haber pretendido

que algún ángel me transportara a rincones

de fantasía, donde la ternura es la asignatura

pendiente de los soñadores nocturnos del alba.


Esta noche escribo sobre ti,

te evoco en cada verso y cada letra,

te lloro en cada nota musical que truena

en esos precisos instantes en los que plasmo,

en una hoja en blanco, lo que podría seguir

a esos puntos suspensivos que tan sólo

conocemos los que nos bebemos los versos,

los que vivimos la noche de la ciudad.


Te vi alejarte cuesta arriba,

mientras el nudo en la garganta me impedía

ya el aferrarme a la vida y al tiempo que,

lentamente, con pasos derrumbados,

me arrastraba hacia mi barman favorito

para cantarle el himno del

trovador de la madrugada...


ése que se entona al llegar a casa,

apagar las luces, y no tener a quien

dar un beso de buenas noches.


(c) ISIDRO R. AYESTARÁN, 2010-2012

y en 2012... vuelve el TROVADOR de la MADRUGADA


"Aquí sigo... asfaltando la noche con los poemas que me inspiró el silencio previo a tu definitivo adiós"

de TROVADOR DE MADRUGADA
(c) Isidro R. Ayestarán, 2010 - 2012