EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


ACARICIANDO EL CIELO - Un mundo en venta

video


"Un mundo en venta", uno de los temas más cabareteros de todo el espectáculo representado el día 29 de noviembre en el mítico Rvbicon de Santander, interpretado al son del tema principal de la película de Luis G. Berlanga "Plácido", compuesto por Miguel Asins Arbó:

Se vende rayo de sol

al mejor postor,

no hace falta cualificación

alguna, ni que extienda el cheque

con determinada genuflexión,

eso sí, al portador,

que los nominativos son fácilmente

reconocibles y pueden decolorar

el fraude más allá de la sonrisa profidén.

¡¡¡Por favor!!!



Se vende estación de tren

con andén cubierto,

climatizada, raíles a estrenar,

hilo musical cada diez metros,

zona de fumadores, de corruptos,

zona vip para trajes y corbata y

chinchetas en el suelo por si a alguno

se le ocurre pedir limosna en estos tiempos

de desenfreno monetario.

¡¡¡Qué atrevimiento!!!

Compañías telefónicas, cadenas de comida

basura, y esa gran locura parlamentaria

a cambio de escaño perpetuo…

¡¡¡Comiencen a pujar!!!



Se venden ideas políticas con

banda sonora, panfleto en papel

reciclado – que está muy de moda –

y un futuro prometedor tras las

barricadas del patio de los leones,

donde los unos y los otros

se frotan las manos con el jabón

y la vaselina aportada por la ciudadanía.

Eterna historia de arriba y abajo,

en que la pana de un uniforme

acaba con firma de diseñador italiano,

manicura, pedicura y supositorio

para olvidar las locas ideas adolescentes,

cuando, inconscientes, se juraban no

poner freno a eso de comerse el mundo.

¡¡¡Quién te ha visto…!!!



Ay, mundo, que te pones en venta.

Ay, mundo, que nada se regala ya

en un enorme anuncio por palabras

a riñón el vocablo elaborado,

de esos que se resaltan en negro

subrayado, a modo de epitafio evocado

en enciclopedias, wikipedia,

humo de avioneta en el cielo,

pintada en una tapia derruida,

código de barras codificado o de mil y una

maneras distintas, diversas pero todas similares.



Ay, mundo, que te pones en venta.

Ay, mundo, que nada se regala ya.

(c) Isidro R. Ayestarán


No hay comentarios: