EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2016

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


ACARICIANDO EL CIELO - Sueño para entierro de niño artista

El vídeo que recoge el número inicial de la gala. A ritmo de requiem, de canto fúnebre al son de las campanas, el rapsoda entierra a la muñeca de trapo, metáfora poética de la pérdida de la inocencia y la infancia. Luego, mientras suenan los compases del aria "Pagliacci" de Ruggero Leoncavallo, el primer poema de "Acariciando el cielo", la pesadilla del artista, el sueño del poeta, el entierro del niño artista:

"Cuatro payasos llevaban su féretro, con su cara blanca, con surcos de haber llorado, dando certeza a la leyenda que reza que no hay artista más triste que el que borra su sonrisa al portar el silencio del aplauso sobre sus hombros".

No hay comentarios: