EL CABARET DE LOS SUEÑOS
una obra de ISIDRO R. AYESTARÁN

(c) 2008 - 2017

Abandonado en la puerta de un camerino en un destartalado cabaret, fue educado por siete cómicos de la legua en las más variadas artes escénicas entre libretos teatrales, plumas de vedette, pelucas, tacones de aguja, luces de neón, cuplés, coplas, boleros, marionetas, carromatos, asfalto y un sinfín de desventuras que acabaron por convertirlo en un pseudo-escritor de relatos y poemas que recita por escenarios de más que dudosa reputación junto a los espíritus de Marlene Dietrich, Bette Davis y Sara Montiel, quienes lo acompañan desde niño en sus constantes viajes a ninguna parte.


ELLOS (audiopoema)



Ahí están, con su silencio rutinario saludando a la aurora:
los que se desperezan en cajeros cinco estrellas con vistas a un asfalto tocado con caperuza de verdugo; los que son arrojados a charcos de miseria mientras tienden las manos en busca de migajas con que alimentar su propia soledad; los que viven asfixiados por un constante nudo en la garganta, vida y alma antes de batallar al duro y nuevo invierno de veinticuatro horas.

Ahí están, los que desafinan himnos de gloriosas batallas pretéritas; los que galopan hacia ninguna parte a lomos de cuerpos que vistieron tallas mejores; los que lloran y sangran por heridas de decepciones y maletas perdidas; los que hacen el eco a las palabras calladas pronunciadas en labios de indiferencia.

Ahí están, los que anuncian “tierra a la vista” desde lo alto de galeones que surcan los siete mares hasta alcanzar la orilla de una nueva frontera; los que son recibidos flotando sobre manojitos de escarcha y rocío de primera hora; los que rasgan los espejos de la infancia con el filo de una sonrisa marchita; los que viajan en aviones de papel fabricados con hojas de calendario donde se apuntaban los sueños que quedaban aún por cumplir.

Ahí están, los que reciben los primeros rayos de un sol que alumbra sus vidas mortecinas; los que miran, los que esperan, los que piden, los que ansían, los que hablan a través de sus silencios.

Ahí están:
ellos.

(c) ISIDRO R. AYESTARÁN - MMXVI